Translate

sábado, 31 de agosto de 2013

¿POR QUÉ TE DISFRAZAS? EL SEÑOR ES QUIEN TE VE

1En aquel tiempo Abías hijo de Jeroboam cayó enfermo. 2Y dijo Jeroboam a su mujer: Levántate ahora y disfrázate, para que no te conozcan que eres la mujer de Jeroboam, y ve a Silo; porque allá está el profeta Ahías, el que me dijo que yo había de ser rey sobre este pueblo. 3Y toma en tu mano diez panes, y tortas, y una vasija de miel, y ve a él, para que te declare lo que ha de ser de este niño. 4Y la mujer de Jeroboam lo hizo así; y se levantó y fue a Silo, y vino a casa de Ahías. Y ya no podía ver Ahías, porque sus ojos se habían oscurecido a causa de su vejez. 5Mas Jehová había dicho a Ahías: He aquí que la mujer de Jeroboam vendrá a consultarte por su hijo, que está enfermo; así y así le responderás, pues cuando ella viniere, vendrá disfrazada. 6Cuando Ahías oyó el sonido de sus pies, al entrar ella por la puerta, dijo: Entra, mujer de Jeroboam. ¿Por qué te finges otra? He aquí yo soy enviado a ti con revelación dura.
1 REYES 14:1-6


Hermanos amados, muchas veces los hijos de Dios nos comportamos como Jeroboam, una vez que recibimos la gran bendición del Dios Altísimo, nos olvidamos y hacemos nuestra vida como si Dios no existiese.

Sin embargo, al igual que ÉL, cuando nos viene nuevamente la necesidad nos acordamos de quienes son los verdaderos siervos de Dios, a través de los cuales hemos sido bendecidos y acudimos a ellos en busca de una nueva bendición.

Iglesia amada de Jesucristo, la esposa de Jeroboam fue disfrazada, pero Dios que la conocía muy bien reveló a su siervo, que esta mujer lo iba a ir a ver disfrazada y le dio el mensaje que debía entregarle a ella para el rey Jeroboam. Hubo algo muy importante que Jeroboam olvidó y es que las bendiciones no vienen de los siervos de Dios, sino por medio de los siervos de Dios, el verdadero y único autor de las bendiciones es nuestro Señor Jesucristo, los siervos somos solo instrumentos; el Altísimo es quien envía la bendición.

Muchos hermanos nuevos, juntamente con la gente del mundo, acuden a los hombres creyendo que la bendición proviene de los siervos de Dios; y están confiando en ese hombre o esa mujer de Dios y no están poniendo su Fe en el Dios vivo; esto no es del agrado del Señor y muchas veces nos impide ser bendecido porque estamos poniendo nuestra Fe en las personas y no en el Dios Altísimo, quien no comparte su Gloria con nadie.

Hoy hay un mensaje que quisiera que Usted pueda entender para su crecimiento espiritual, y es que si Dios por alguna razón no le quiere conceder su petición, ni una centena de pastores orando por Usted podrán hacer que la bendición descienda del cielo. Muchas veces nuestro comportamiento hará que Dios no nos pueda bendecir, si no que por el contrario tenga que disciplinarnos o permitir que padezcamos las consecuencias de la desobediencia.

Y otra enseñanza mas, por mas disfraz que nos pongamos, delante de Dios nada podemos ocultar, a sus ojos todo nuestro interior queda revelado. No se disfrace de cristiano para ir a la iglesia o delante de sus hermanos o del Pastor; porque a Dios nada le es oculto. Sea un verdadero cristiano siempre y en todos lados, la simulación es hipocresía y los hipócritas no heredan el Reino de los cielos. Sea sincero y declare a Dios sus debilidades, pida ayuda a Dios y a sus Pastores, que velan por su alma, disponga su corazón para cambiar que el Señor no le despreciará, Dios jamás desprecia un corazón contrito y humillado. Nuestro Señor conoce tus debilidades, pero necesita que tu las reconozcas y le pidas ayuda para cambiar; te aseguro que ÉL acudirá inmediatamente y te ayudará a cambiar para ser un hijo amado con un corazón como el de su siervo David (el rey), que siempre que cometía errores se humillaba delante de Dios clamando misericordia y que jamás le traicionó con otros dioses.

Dios nos ama, pero no ama la hipocresía, y no quiere mas verte disfrazado porque eso hacen los esclavos de satanás, que simulan ser lo que no son.

Iglesia amada de Jesucristo, ante todo debemos ser sinceros y veraces; reconociendo nuestras rebeliones, fallas y debilidades; clamando misericordia a Dios con un arrepentimiento sincero, el cual produce frutos y no es estéril.

Dios nos bendiga a todos amada Iglesia del Señor y su Amor prevalezca en nuestros corazones. Paz a todos hermanos amados.


"EL QUE TIENE OIDOS PARA OIR QUE OIGA"


Si quieres ser Hijo de Dios es necesario hacer la siguiente confesión de FE (Romanos 10:9)
 
“Señor Jesucristo te recibo como único Señor y Salvador de mi vida; perdona mis pecados y ayúdame a seguirte todos los días de mi vida junto con mi familia”.

Si ya lo hiciste, te bendecimos y bienvenido a la familia de Dios. Contáctanos y te diremos que hacer a continuación.



MINISTROS PASTORES YOZZIA   WWW.JESUCRISTOESLAVIDA.COM.AR