Translate

sábado, 24 de agosto de 2013

"NO MURMURES. JEHOVÁ OYE"

María y Aarón hablaron contra Moisés a causa de la mujer cusita que había tomado; porque él había tomado mujer cusita. 2Y dijeron: ¿Solamente por Moisés ha hablado Jehová? ¿No ha hablado también por nosotros? Y lo oyó Jehová.
NÚMEROS 12:1-2

 
¿Cuántas veces nuestra mente habla y habla o nuestros labios murmuran y creemos que nadie nos oye? Hermanos amados esto no es así, como Dios oyó aquel día a Aarón y María, así hoy escucha lo que sus hijos hablamos, murmuramos y pensamos.

Hermano amado cuando murmuras en voz baja o con la mente, en lo secreto donde tu Pastor o los hermanos no te escuchan, siempre hay alguien que está atento a cada una de tus palabras y de tus pensamientos, del que jamás, vayas donde vayas, te podrás ocultar.

Muchas veces ocurren cosas en nuestras vidas que parecen no tener explicación, pero recuerda hoy esta enseñanza, aunque Moisés no escuchó lo que sus hermanos murmuraban, Dios si lo hizo. María pagó un precio por lo que hizo y por una semana quedó apartada de su pueblo y de la presencia de Dios. Quizás lo que hoy está ocurriendo en ti o en tu familia tiene una explicación como esta, que Dios escuchó de ti o vio en tu corazón algo que no le agrada, de lo cual aún no te has arrepentido. Hay cosas que no se solucionan con la oración del Pastor o de la Iglesia, sino con un sincero arrepentimiento y soportando si así Dios lo dispone la disciplina que corresponde por nuestra rebelión.

Hermanos amados, recuerden, no es del agrado de Dios la murmuración y mucho menos si se trata de sus siervos, los que ÉL ungió, en cuya sola potestad está el juzgarlos y disciplinarlos si así lo cree conveniente. Si usted ve algo que esta mal en su Pastor hable con él y con el Señor, pero no murmure. Si no haya solución a este problema que usted ve en su Pastor después de hablar con él y con Dios y si usted está seguro que es como cree, pídale a Dios que lo guie a otra iglesia y deje que el Señor Jesucristo se haga cargo de tratar con su siervo.

Iglesia amada DIOS OYE SIEMPRE cuando oramos y le pedimos cosas o le contamos nuestras tristezas y también cuando no hablamos con ÉL, si no que murmuramos en lo secreto o en nuestro corazón. No olvides que la Biblia dice que de toda palabra ociosa que salga de nuestra boca daremos cuenta a Dios.

Iglesia amada, nunca estamos solos, jamás olvide que Papá de los Cielos nos acompaña siempre, pues ¿dónde podremos escondernos para huir de su presencia? ciertamente esto es imposible, donde quiera que estemos, ÉL nos ve y aún que hablemos en nuestros pensamientos, ÉL nos oye.

Si hay malos pensamientos en tu corazón pide perdón a Dios, renuncia a ellos y ruega al Señor que te ayude a cambiar tu forma de pensar. Anhela tener la mente de Cristo y despojarte de toda carnalidad, que solo trae problemas y consecuencias desagradables a tu vida.

EL Señor Jesucristo nos ama Iglesia, seamos obedientes porque allí hay Bendición y Vida Eterna. En la desobediencia solo hay dolor y riesgo de perdición.
EL QUE TIENE OIDOS PARA OÍR QUE OIGA


Si quieres ser Hijo de Dios es necesario hacer la siguiente confesión de FE (Romanos 10:9)

“Señor Jesucristo te recibo como único Señor y Salvador de mi vida; perdona mis pecados y ayúdame a seguirte todos los días de mi vida junto con mi familia”.

Si ya lo hiciste, te bendecimos y bienvenido a la familia de Dios. Contáctanos y te diremos que hacer a continuación.



MINISTROS PASTORES YOZZIA   WWW.JESUCRISTOESLAVIDA.COM.AR