Translate

jueves, 1 de agosto de 2013

DIOS NO NECESITA SU AYUDA

El Dios que hizo el mundo y todas las cosas que en él hay, siendo Señor del cielo y de la tierra, no habita en templos hechos por manos humanas, ni es honrado por manos de hombres, como si necesitase de algo; pues él es quien da a todos vida y aliento y todas las cosas.
HECHOS 17:24-25


Este es el Dios que nosotros predicamos, el Dios TODOPODEROSO que creó los cielos y la tierra; un Dios tan grande que no habita en Templos hechos por manos humanas; un Dios que da vida y aliento al hombre y no necesita que el hombre le de aliento a ÉL, lo cual es imposible.

Dios creó al hombre y ÉL quiere habitar en su corazón; para que eso ocurra es necesario que aceptemos a Jesucristo como Señor y Salvador de nuestra vida, nos bauticemos y vivamos una vida "SANTIFICADA", apartada de todo mal. Dios habita dentro nuestro, cuando nos esforzamos por hacer Su Voluntad y por ser obedientes a Su Palabra.

Un Dios tan grande que creó todo lo que vemos y lo que no vemos, no necesita de manos de hombres que le honren, pues ÉL es el Señor del cielo y de la tierra y quien provee al hombre de todo lo que necesita.

Realmente no hay nada que nosotros podamos hacer por Dios; cuando trabajamos para Cristo, es en favor nuestro, aunque todo tenemos que hacerlo como para el Señor, pues su Palabra dice que todo lo que hacemos por sus chiquitos (sus hijos), por ÉL lo hacemos.

Dios no necesita ayuda de los hombres para que las almas se conviertan a Cristo, es su Santo Espíritu, quien hace la obra. Pretender ayudar a Dios para que mas almas lleguen a la iglesia es un acto de soberbia e ignorancia. ÉL único que convence de pecado y arrepentimiento es el Espíritu Santo, por tanto es el único que añade las almas que han de salvarse. Las estrategias de hombres pueden traer muchas personas a la iglesia, pero ¿hacia dónde serán conducidas?, si en lugar de ser rescatadas legítimamente por el Señor, son atraídas por medio de malas y engañosas estrategias humanas.

Dios ya dejó determinado en su Santa Biblia, la forma en que debemos trabajar sus siervos; no hay nada nuevo, pues Jesucristo es el mismo, ayer, hoy y por los siglos. El mundo cambia y avanza cada vez mas rápido hacia su destrucción; y lamentablemente algunos, que se dicen ser siervos de Dios, le están ayudando en esa labor. Nosotros no caminamos con el mundo en el mismo sentido, hacia el infierno; nosotros debemos avanzar en el sentido contrario, hacia el cielo. Es necesario dejar de intentar ayudar a Dios, ÉL no necesita su ayuda; por el contrario creyendo que le hace un favor a Dios, muchas veces se convierte en aliado del enemigo.

Qué Dios nos ayude a actuar con sabiduría y humildad, comprendiendo que lo único que debemos hacer es Obedecer al pie de la letra y del Espíritu, el plan que nuestro Señor ya dejó trazado de antemano para Salvación de las almas.

Seamos Siervos Obedientes y Fieles en todo, entendiendo que el Señor de todo es nuestro Dios, y que como tal no necesita nuestra ayuda, nosotros somos los que necesitamos de ÉL.

EL QUE TIENE OÍDOS PARA OÍR QUE OIGA.
 
 
 
Si quieres ser Hijo de Dios es necesario hacer la siguiente confesión de FE (Romanos 10:9)

“Señor Jesucristo te recibo como único Señor y Salvador de mi vida; perdona mis pecados y ayúdame a seguirte todos los días de mi vida junto con mi familia”.

Si ya lo hiciste, te bendecimos y bienvenido a la familia de Dios. Contáctanos y te diremos que hacer a continuación.



MINISTROS PASTORES YOZZIA   WWW.JESUCRISTOESLAVIDA.COM.AR