Translate

domingo, 25 de agosto de 2013

"CUANDO EL CUERPO DESOBEDECE, LA IGLESIA SE DETIENE"

Entonces Moisés clamó a Jehová, diciendo: Te ruego, oh Dios, que la sanes ahora. Respondió Jehová a Moisés: Pues si su padre hubiera escupido en su rostro, ¿no se avergonzaría por siete días? Sea echada fuera del campamento por siete días, y después volverá a la congregación. Así María fue echada del campamento siete días; y el pueblo no pasó adelante hasta que se reunió María con ellos.
NÚMEROS 12:13-15

 
Hermanos amados, reflexionaba sobre estos versículos bíblicos y pensaba acerca de la gran influencia que un miembro del cuerpo de Cristo puede llegar a tener sobre todo el cuerpo.

En esta ocasión la rebeldía de María detuvo el avance de todo el pueblo de Israel, el cual no siguió adelante hasta que se hubo cumplido la disciplina de María y ella se reunió con ellos.

Hermanos amados, también podemos reflexionar sobre la influencia que un varón de Dios como Moisés tuvo sobre las decisiones del Dios Altísimo, pues en esta oportunidad su ruego salvó la vida de María, quien soportó un castigo por su pecado, pero no murió a causa de él, por el ruego de su hermano, a quien Dios amaba.

También meditaba acerca del corazón de Moisés, quien no pidió a Dios que castigara a María, por haberlo ofendido, o que la destruyera, sino que tuvo misericordia de ella y rogó a Dios por ella.

Ahora reflexionemos juntos ¿qué clase de miembro quiero ser yo en el cuerpo de Cristo? ¿de aquellos que detienen el avance de la iglesia? o ¿de aquellos que edifican a la iglesia y la ayudan a avanzar?

Hermanos amados, es necesario que depongamos la rebeldía de nuestro corazón, que nuestros caprichos, que nuestros malos pensamientos no sean ocasión de tropiezo a la iglesia de Cristo. Crezcamos y avancemos, de esta manera ayudaremos a crecer y a avanzar a la iglesia de Jesucristo.

Recuerda mi hermano amado, "La Misericordia triunfa sobre el juicio", la Misericordia del corazón de Moisés es un ejemplo a seguir para nosotros, recordando que el que siembra misericordia, cosechará misericordia. Hermanos amados, el amor, que incluye perdón, misericordia y verdad edifica a la iglesia de Cristo. Las murmuraciones y las críticas destructivas detienen el avance del pueblo de Dios.

¡Cuidado! las actitudes, como la que tuvo María, de creerse superior al Varón de Dios, que el Señor escogió como su Siervo, no edifican, porque quien juzga al verdadero Ungido de Dios, a Dios juzga, que lo escogió para servirle. Esto no solo perjudicó a María, sino a todo el pueblo.

Iglesia amada de Jesucristo, sé de edificación y no de freno al cuerpo de Cristo. Dios nos ama y nos quiere a todos unidos, cumpliendo cada uno la labor para la cual fue llamado por el Dios Altísimo, Padre y Señor de todos. Y si algo sale de nuestra boca tiene que ser para ayudar a corregir lo que está mal y no para destruir a los amados hijos de Dios, por los cuales Jesucristo derramó su sangre. Piensa siempre con Amor hacia tus hermanos, en ayudarlos, no en destruirlos. No te veas superior, porque cuando eso haces por tu altivez de espíritu y tu soberbia, Dios te mirará de lejos.

Dios bendiga a su amada Iglesia siempre.


"EL QUE TIENE OIDOS PARA OÍR QUE OIGA"



Si quieres ser Hijo de Dios es necesario hacer la siguiente confesión de FE (Romanos 10:9)

“Señor Jesucristo te recibo como único Señor y Salvador de mi vida; perdona mis pecados y ayúdame a seguirte todos los días de mi vida junto con mi familia”.

Si ya lo hiciste, te bendecimos y bienvenido a la familia de Dios. Contáctanos y te diremos que hacer a continuación.



MINISTROS PASTORES YOZZIA   WWW.JESUCRISTOESLAVIDA.COM.AR