Translate

martes, 23 de julio de 2013

PADRES E HIJOS BENDECIDOS

Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es justo. Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa; para que vaya bien, y seas de larga vida sobre la tierra.
EFESIOS 6:1-3


Vivimos en tiempos donde parece ser que los roles en la familia se han invertido, ya no son los padres los que gobiernan y guían a los hijos, sino que son los hijos los que gobiernan en los hogares a sus padres. Esta, no es la voluntad de Dios; y vivir contrariamente a los mandatos de Dios, trae muchos problemas a causa del desorden espiritual que significa el cambio de roles en la familia.

Dios ha dado a los padres sabiduría y amor para guiar a los hijos y criarlos en la disciplina y amonestación del Señor, enseñándoles, no solo en los caminos de la vida en la sociedad, sino también y fundamentalmente en el "Camino de Dios"

Nuestro Dios pide a los hijos que obedezcan a sus Padres y que los honren estando en sujeción, hablándoles con respeto y amor. Cuando fueren mayores, ayudándoles económicamente y aún sustentando a sus padres en la vejez, si fuere necesario.

Hoy, hay una falta de respeto total hacia los padres, lo cual trae consecuencias sobre los hijos, porque no se puede cumplir la promesa de Dios que dice: "para que te vaya bien, y seas de larga vida sobre la tierra".

Padres, si aman a sus hijos, enséñenles este Camino, denles una educación espiritual y moral, la cual les significará a ellos una larga y buena vida. No dejen que se críen solos, "educados" por la televisión, internet, la calle o los amigos; porque las consecuencias de la soledad serán devastadoras para ellos, inclinándolos a muchos hacia la droga, el alcohol y otros vicios semejantes, y a cualquier desorden moral, que llevan a la destrucción, al desamor y a la falta de respeto y sujeción no solo a ustedes, los padres, sino también hacia toda autoridad, inclusive Dios.

Si eres Padre, esta palabra es para ti, tú que amas a tu hijo y quieres que sea bendecido y de larga vida, edúcalo como Dios manda, llévalo a la iglesia y disciplínalo con amor, y cuando tu hijo crezca te lo agradecerá y será una corona de victoria para ti.

Si eres hijo, esta palabra también es para ti, no importa si tus padres son los mejores o no, respétalos, porque son tus padres, para que Dios te bendiga y seas de larga vida. Ámalos y ora por ellos. Si no son cristianos pide a Dios que se conviertan, esa es la mejor forma de honrarlos. Ayúdalos, siempre que no sea para vicios u otra cosa que les pueda hacer daño. Hazles todo el bien que esté a tu alcance porque eso le agrada a Dios; y cuando tu fueres anciano, tus hijos harán lo mismo contigo. Recuerda, lo que sembremos, eso mismo cosecharemos. Cualquier consulta comunicate con nosotros, estamos para ayudarte y escucharte.

Dios te bendiga.
 
 

Si quieres ser Hijo de Dios es necesario hacer la siguiente confesión de FE (Romanos 10:9)

“Señor Jesucristo te recibo como único Señor y Salvador de mi vida; perdona mis pecados y ayúdame a seguirte todos los días de mi vida junto con mi familia”.

Si ya lo hiciste, te bendecimos y bienvenido a la familia de Dios. Contáctanos y te diremos que hacer a continuación.



MINISTROS PASTORES YOZZIA