Translate

domingo, 14 de julio de 2013

"MORIR PARA VIVIR"

De cierto, de cierto os digo, que si el grano de trigo no cae en la tierra y muere, queda solo; pero si muere, lleva mucho fruto.
SAN JUAN 12:24

 
Nuestro Señor Jesucristo, en diferentes ocasiones compara a los cristianos con el trigo, como por ejemplo: en la parábola del "Trigo y la cizaña".

En este versiculo comienza diciendo "Si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda solo"; Hermanos, el grano de trigo somos nosotros, que cuando nos convertimos al Señor, lo primero que tenemos que hacer es humillarnos delante de su presencia, hasta despojarnos de toda la soberbia, el orgullo, la vanidad y el egoísmo, que durante nuestras vidas nos habian alejado de Dios.

"Caer en tierra", hace referencia a la necesidad de humillarnos hasta que el "yo" se rinda delante de ÉL. Recordemos que el Apóstol Pablo tambien tuvo que caer en tierra, humillado para recién entonces, poder por primera vez, estar en la presencia del Señor Jesucristo, lo cual resultó en su conversión.

"Y muere", pero así como David no solo volteó a goliat, sino que tambien le cortó la cabeza, así es necesario para ser un verdadero Cristiano, no solo someter a ese gigante que habita dentro nuestro, sino que es necesario morir a nuestros caprichos, deseos y costumbres.

Aquel que no muere, "queda solo". Jesucristo no puede habitar en el corazón de una persona que no murió a su propia voluntad. Por tanto si no morimos, nuestro Señor, se apartará de nosotros y quedaremos solos; pues no puede vivir ÉL y nuestro "yo" juntos; como dijo el Apostol Pablo; "Ya no vivo yó, más Cristo vive en mi", o como dice en Romanos 12:1 " presentad vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios" .

"Pero si muere, lleva mucho fruto", esta es la gran bendición que recibimos cuando logramos morir a nuestra personalidad. Cuando nosotros morimos, el Espiritu Santo vive en nosotros y sus frutos se manifiestan en nuestras vidas, el Amor, el Gozo, la Paz, la Paciencia, la Benignidad, la Bondad, la Fe, la Mansedumbre y la Templanza (Gálatas 5:22-23).

Mis amados hermanos, tengan presente esta pequeña enseñanza en su vida. No olviden que es necesario morir para que Jesucristo viva en nosotros, a través del Espiritu Santo, y podamos llevar muchos fruto. Sino morimos, nos quedaremos solos. Realmente, quien no tiene a Cristo en su corazón, no tendrá entrada en el Reino de Dios.


"EL QUE TIENE OIDOS PARA OÍR QUE OIGA"


 
Si quieres ser Hijo de Dios es necesario hacer la siguiente confesión de FE (Romanos 10:9)

“Señor Jesucristo te recibo como único Señor y Salvador de mi vida; perdona mis pecados y ayúdame a seguirte todos los días de mi vida junto con mi familia”.

Si ya lo hiciste, te bendecimos y bienvenido a la familia de Dios. Contáctanos y te diremos que hacer a continuación.



MINISTROS PASTORES YOZZIA