Translate

miércoles, 10 de julio de 2013

¿CRISTIANO O HIPÓCRITA?

Respondiendo él, les dijo: Hipócritas, bien profetizó de vosotros Isaías, como está escrito: Este pueblo de labios me honra, Mas su corazón está lejos de mí.
MARCOS 7:6

Dios, desea tener un pueblo que le honre no solo con sus labios sino con todo el corazón.

En estos tiempos hay mucho pueblo que se dice ser cristiano, pero sus hechos, su forma de hablar, de vestir, de caminar, de actuar no reflejan a un seguidor de Cristo. Ser cristiano es llevar a Jesucristo dentro del corazón y de la mente, pero además, que el mundo se dé cuenta a través de nuestra forma de vivir de que somos diferentes. Ser cristiano es haber muerto a mí mismo, para que Cristo viva en mí. Como dijo el Apóstol Pablo, "ya no vivo yo, mas Cristo vive en mi". Cuando el Apóstol Pedro hablaba, le reconocían como seguidor de Cristo, porque decían que su forma de hablar era igual a la de sus seguidores.

Cuando Jesucristo verdaderamente habita en el corazón de una persona es notorio, porque se produce un cambio profundo en ella, es decir hay una conversión en su manera de vivir, ya no es la que era, sino que es una nueva criatura transformada por el Poder Divino.

Hermanos amados, los hipócritas no entrarán al Reino de Dios, por tanto, de nada sirve honrar a Dios con los labios, mientras en nuestro diario vivir reflejamos todo lo contrario. Los labios lisonjeros pueden engañar a los seres humanos, pero nunca podrán engañar a Dios, quién escudriña aún lo profundo de nuestro corazón. Nuestro Señor conoce perfectamente lo que hay en tu corazón, aún mejor que tú mismo.

El hipócrita es aquel que aparenta ser, lo que realmente no es. Si tus labios declaran que eres cristiano, demuéstralo con tus hechos; QUE TU VIDA REFLEJE A CRISTO EN TODO. Un verdadero cristiano debe andar como Jesucristo anduvo, cumpliendo con la sana doctrina, no solo recitándola como un libro de poesías, sino poniéndola por obra en su diario vivir. Jesucristo es el modelo que debemos imitar, y seguir.

Amemos a nuestros Pastores e imitemos su conducta en cuanto sean cristianas, pero no debemos ser sus seguidores. Ellos nos apacientan y nos educan para ser discípulos de Cristo, no de ellos; recuérdelo. No se justifique en nadie para hacer lo malo, porque el Señor no se lo aceptará, pues ÉL le dio discernimiento de espíritu. Ame a DIOS con todo su corazón y no solo de Palabra, no sea del grupo de los hipócritas.

RECUERDE: LOS HIPÓCRITAS NO ENTRARÁN AL REINO DE LOS CIELOS.

Dios lo bendiga.


 
Si quieres ser Hijo de Dios es necesario hacer la siguiente confesión de FE (Romanos 10:9)

“Señor Jesucristo te recibo como único Señor y Salvador de mi vida; perdona mis pecados y ayúdame a seguirte todos los días de mi vida junto con mi familia”.

Si ya lo hiciste, te bendecimos y bienvenido a la familia de Dios. Contáctanos y te diremos que hacer a continuación.



MINISTROS PASTORES YOZZIA