Translate

jueves, 11 de julio de 2013

¡AY DE LOS QUE HABLAN EN NOMBRE DEL SEÑOR SIN SER ENVIADOS!

Así ha dicho Jehová el Señor: ¡Ay de los profetas insensatos, que andan en pos de su propio espíritu, y nada han visto!
EZEQUIEL 13:3


Dios los bendiga amados hermanos, hijos del Dios Altísimo. Ciertamente como dice este versículo, aquellos que hablan en nombre del Señor, pero no dicen lo que ÉL les mandó, si no que de su boca sale lo que en su corazón hay, conforme a su propio espíritu y no al Espíritu Santo de Dios, recibirán ¡Ay!, esto es dolor por causa de usar el nombre de Dios en vano, mintiendo, diciendo Dios dijo, cuando el Señor no abrió su boca para enviar mensaje por medio de ellos.

Iglesia amada, el hombre puede ser engañado, pero Dios no puede ser engañado, ni burlado, pues ÉL es un Dios que todo lo ve, todo lo oye y para el cual ni siquiera nuestros pensamientos mas íntimos le son ocultos; por tanto toda mentira en su nombre tendrá, tarde o temprano, su justa recompensa; pues no nos olvidemos, que aunque es un Dios Misericordioso, también es un Dios Justo y no puede contradecir sus propios Mandamientos.

Amados Siervos del Dios Altísimo, tengamos mucho cuidado antes de abrir nuestra boca, no olvidemos que de toda palabra ociosa que salga de ella daremos cuenta a Dios y que la Biblia dice que POR NUESTRAS PALABRAS SEREMOS JUZGADOS. No sea que estemos predicando, o enseñando o profetizando algo que no dijo Dios ni su Palabra, porque llegará en un momento el ¡Ay! a nuestras vidas y ¡quién podrá librarnos de él!, si es consecuencia de la desobediencia.

Nada le es oculto a Dios, y tarde o temprano todo sale a luz. No nos dejemos pues engañar por nuestro corazón para obedecerle como si fuese nuestro Señor. Los Siervos de Dios debemos absoluta fidelidad y Obediencia a nuestro amado Señor y Salvador Jesucristo y no a nuestro corazón, ni a los deseos que proveen satisfacción para la carne.

No involucremos a Dios en nuestros deseos, es preferible reconocer que lo que digo es mío cuando es así, y no hacerlo cargo a Dios de mis concupiscencias porque el precio a pagar puede llegar a ser muy alto. Y lo que es peor en ese engaño pueden ser arrastrados familiares y hermanos de la iglesia que padecerán las consecuencias de la mentira juntamente con Usted. PIENSE EN LOS DEMÁS. Recordemos que el propio Apóstol Pedro en su acto de hipocresía estaba arrastrando a otros a la condenación (Lea en Gálatas 2 cuando Pablo reprende a Pedro).

IGLESIA AMADA DE JESUCRISTO EVITEMOS DOLORES Y AYES SIENDO OBEDIENTES A LA VOLUNTAD DE DIOS Y NO HABLANDO EN SU NOMBRE CUANDO NO ES ASÍ. DIOS ES UNO Y NO HAY CONFUSIÓN EN ÉL, SU PALABRA ES UNA Y NO CAMBIA CON LOS SIGLOS; EL HOMBRE CAMBIA, DIOS NO, ES EL MISMO HOY, AYER Y POR LOS SIGLOS DE LOS SIGLOS, AMÉN, AMÉN Y AMÉN.

"EL QUE TIENE OÍDOS PARA OÍR QUE OIGA"



Si quieres ser Hijo de Dios es necesario hacer la siguiente confesión de FE (Romanos 10:9)

“Señor Jesucristo te recibo como único Señor y Salvador de mi vida; perdona mis pecados y ayúdame a seguirte todos los días de mi vida junto con mi familia”.

Si ya lo hiciste, te bendecimos y bienvenido a la familia de Dios. Contáctanos y te diremos que hacer a continuación.



MINISTROS PASTORES YOZZIA