Translate

lunes, 17 de junio de 2013

NO LE IMPIDAS A DIOS QUE TE BENDIGA

¡Oh, si me hubiera oído mi pueblo, Si en mis caminos hubiera andado Israel! En un momento habría yo derribado a sus enemigos, Y vuelto mi mano contra sus adversarios. Los que aborrecen a Jehová se le habrían sometido, Y el tiempo de ellos sería para siempre. Les sustentaría Dios con lo mejor del trigo, Y con miel de la peña les saciaría.
SALMO 81:13-16

Este Salmo representa el dolor de nuestro Padre Celestial, que está con sus manos colmadas de Bendiciones para sus hijos, y sufre porque no se las puede dar a causa de la rebeldía de su pueblo, que anduvo en sus propios caminos y no en los que le enseñó el Padre.

Así hermanos amados, actualmente ocurre lo mismo; Dios tiene todas las Bendiciones que necesitamos y no la puede dar a su Iglesia porque hay hijos rebeldes, contumaces, que siguen caminando como si nunca le hubiesen conocido al Señor; y no siguen los consejos del Dios Altísimo que todo lo sabe y en quien no hay margen de error.

Los enemigos atacan a la Iglesia de Jesucristo y muchas veces el Señor no puede actuar, porque nosotros no obedecemos a su Palabra; nos alejamos del Camino que nos dejó indicado en la Biblia y esto hace que el vencedor sea el enemigo de nuestras almas, no porque sea mayor que nuestro Padre, sino porque nosotros le hemos dado derecho al no seguir detalladamente las indicaciones que nos llevan a la victoria, entre ellas la Obediencia, la Fe y la Santidad completa.

Dios se lamenta profundamente porque su pueblo no le oye y padece cautiverio, es dominado por sus enemigos porque Dios no los puede libertar, pues se hicieron sordos a Su voluntad y ÉL no puede contradecir sus propias leyes, pues es un Dios Justo.

¡Cuánto padecimiento sigue sufriendo el pueblo de Dios por su sordera!. Muchas veces, como Pastores sufrimos mucho, cuando aconsejamos a los hermanos lo que deben hacer para salir de sus problemas y no quieren oír, y pasan los años y siempre están igual; y otras veces les advertimos con desesperación que cambien ciertas cosas en su vida o terminarán muy mal y aún apartados de Dios, y no oyen y luego con dolor vemos la caída que pudieron evitar y no quisieron, porque no quisieron oír los consejos del Dios Altísimo. Y lamentablemente las consecuencias llegan y se les hace muy difícil levantarse después de la caída, y algunos parece que no se fuesen a levantar mas por lo profundo que caen.

IGLESIA DE JESUCRISTO, DIOS TIENE TODO LO QUE NECESITAMOS, SOLO TENEMOS QUE TENER OÍDOS PARA OÍR, Y ESPÍRITU DE OBEDIENCIA Y SUJECIÓN A SU PALABRA. EL SEÑOR TE BENDIGA.


Y............. EL QUE TIENE OÍDOS PARA OÍR QUE OIGA



 
Si quieres ser Hijo de Dios es necesario hacer la siguiente confesión de FE (Romanos 10:9)
 
“Señor Jesucristo te recibo como único Señor y Salvador de mi vida; perdona mis pecados y ayúdame a seguirte todos los días de mi vida junto con mi familia”.
 
Si ya lo hiciste, te bendecimos y bienvenido a la familia de Dios. Contáctanos y te diremos que hacer a continuación.



MINISTROS PASTORES YOZZIA