Translate

domingo, 9 de junio de 2013

“LA CORRECCIÓN ES POR AMOR Y PARA SALVACIÓN”

Mas la casa de Israel no te querrá oír, porque no me quiere oír a mí; porque toda la casa de Israel es dura de frente y obstinada de corazón.
EZEQUIEL 3:7

¡Qué Palabra dura es ésta!, pero cuán cruda es a veces la realidad y nada mas real y verdadero que lo que está escrito en la Biblia, pues ha sido escrita por inspiración de Dios, el Creador del universo y de los seres humanos que habitamos en la Tierra.

La casa de Israel no solo hace referencia a aquel pueblo escogido por Dios para Servirle y ser Salvo; sino también a todos los que actualmente creemos que hemos sido escogidos por Dios, para Salvación.

Que la gente del mundo, que no tiene conocimiento de Dios, desprecie el mensaje de Salvación y el Amor de Dios, es natural, pues todo aquel que no tiene el Espíritu de Dios y el conocimiento de su Palabra, no puede entender la verdad. Y además de esto, la soberbia que domina a quien vive conforme a este mundo, menosprecia y aún rechaza que realmente exista un Ser Superior como lo es nuestro Dios, quien no es dominado de nadie; y prefieren creer en dioses de papel, de madera o de yeso, a los que pueden gobernar y manejar como quieren.

Pero amados hermanos, en esta ocasión, la Palabra no es para los tales, sino para aquellos que decimos que pertenecemos a su pueblo. Hay pueblo como dice acá, obstinado y duro de corazón que no quiere escuchar el Mensaje completo de la Biblia. Se agradan en escuchar cuando hablamos de bendiciones, prosperidad y todo lo que Dios tiene para darnos; pero cierran sus oídos a la hora de escuchar, que Dios también nos pide cosas, cambios, renunciamientos, etc. Las exhortaciones que muchos no quieren oír tienen como finalidad corregirnos, encaminarnos, a fin de que no perdamos el regalo de la Salvación, que costó un precio muy alto, como lo es la sangre de Jesucristo.

Quién rechaza la corrección a Jesucristo rechaza, y quien rechaza a Jesucristo, rechaza al que le envió, que es nuestro Dios. Y quien rechaza a Dios, menosprecia su vida y menosprecia la Salvación de su alma.

Pero seguramente, usted, que está leyendo este mensaje, no pertenece a ese pueblo rebelde, soberbio y sordo. Seguramente, usted no tiene rebeldía en su corazón, sino que por el contrario, ama a Dios y está dispuesto a renunciar a todo lo que haya en su vida que lo separe del Señor, aunque sea lo que a usted mas le guste y sin cuestionar en nada la Palabra de Dios. Seguramente, usted es de los que se goza cuando es corregido, porque sabe que es para su bien y no solo no se enoja, sino que ama a aquel que lo corrige.

Pero, si no eres así como lo describe el párrafo anterior, sino que estas entre los rebeldes de los hemos hablado antes, te aconsejo que hoy mismo renuncies a toda soberbia y rebeldía en tu vida y abras tus oídos para las exhortaciones, las que son por Amor y para Salvación.


JESUCRISTO TE AMA. DIO SU VIDA POR TI.

TÚ ¿QUÉ ESTAS DISPUESTO A HACER A CAMBIO DE TANTO AMOR?
 

EL QUE TIENE OIDOS PARA OIR QUE OIGA
 
 
 
Si quieres ser Hijo de Dios es necesario hacer la siguiente confesión de FE (Romanos 10:9)

“Señor Jesucristo te recibo como único Señor y Salvador de mi vida; perdona mis pecados y ayúdame a seguirte todos los días de mi vida junto con mi familia”.

Si ya lo hiciste, te bendecimos y bienvenido a la familia de Dios. Contáctanos y te diremos que hacer a continuación.



MINISTROS PASTORES YOZZIA