Translate

sábado, 15 de junio de 2013

FE Y FIDELIDAD, SIN ELLAS NO HAY BENDICIÓN

Sadrac, Mesac y Abed-nego respondieron al rey Nabucodonosor, diciendo: No es necesario que te respondamos sobre este asunto. He aquí nuestro Dios a quien servimos puede librarnos del horno de fuego ardiendo; y de tu mano, oh rey, nos librará. Y si no, sepas, oh rey, que no serviremos a tus dioses, ni tampoco adoraremos la estatua que has levantado. Entonces Nabucodonosor se llenó de ira, y se demudó el aspecto de su rostro contra Sadrac, Mesac y Abed-nego, y ordenó que el horno se calentase siete veces más de lo acostumbrado. Y mandó a hombres muy vigorosos que tenía en su ejército, que atasen a Sadrac, Mesac y Abed-nego, para echarlos en el horno de fuego ardiendo. Entonces estos varones fueron atados con sus mantos, sus calzas, sus turbantes y sus vestidos, y fueron echados dentro del horno de fuego ardiendo. Y como la orden del rey era apremiante, y lo habían calentado mucho, la llama del fuego mató a aquellos que habían alzado a Sadrac, Mesac y Abed-nego.
DANIEL 3:16-22

Estos versículos bíblicos, quizás ya los han leído antes y han escuchado muchos mensajes al respecto, pero en esta oportunidad el Señor, nuestro Dios, quiere hacer referencia a las bendiciones de la FE y la FIDELIDAD.

Sin Fe y sin Fidelidad no puede haber bendiciones para el cristiano. Dice la Biblia que: "quien quiera recibir algo de Dios es necesario que le crea" y "el que pide sin Fe no espere recibir algo de Dios". Hermanos amados, es fundamental que haya Fe en sus corazones, no solo es importante creer en Jesucristo como nuestro Salvador, sino también en toda la doctrina que nos enseñó. La Fe es creer que eso imposible que estamos esperando nos vendrá, porque nuestro Dios es Todopoderoso y para ÉL todo es posible. La Fe, no es estar a la espera de que si Dios quiere, lo que hemos pedido nos vendrá, eso es Esperanza; la Fe es estar seguro, convencido, sin ninguna duda, de que nuestra oración ha sido escuchada y la respuesta está en camino.
 
Estos varones de los que habla esta historia bíblica, no solo demostraron tener una Fe absoluta de que Dios los libraría de la mano del rey, porque estaban seguros de que su Dios era más poderoso que el rey y que el horno de fuego ardiendo; sino que también demostraron Fidelidad incondicional a Dios, porque aunque ÉL decidiese no librarlos, ellos preferían la muerte antes que traicionarlo. ¡Qué Fidelidad, que Amor!, eso es lo que Dios espera de todos sus hijos. Sin embargo, muchos cuando no reciben los milagros o las bendiciones que están esperando, reniegan de Dios y se apartan de ÉL.

Hermanos, seguramente ustedes son de los que verdaderamente aman a Dios, y los que aman de verdad no lo hacen por lo que recibirán, pues el verdadero Amor no es interesado. Quién ama, naturalmente es Fiel, pues no cabe en el corazón de alguien que de verdad ama, la traición. El primer mandamiento es: "Amar a Dios por sobre todo", es imposible cumplir este mandato si no hay Fidelidad.

La Fe y la Fidelidad conmueven a Dios, si ellas moran en ti, todas las bendiciones que ÉL prometió llegarán a tu vida.

El Señor te bendiga y llene tu corazón de Fe y Fidelidad, no solo para que recibas todo lo que estás esperando, sino para que llegues al final del camino, y recibas el regalo de LA SALVACIÓN. Dios le bendiga.


 
Si quieres ser Hijo de Dios es necesario hacer la siguiente confesión de FE (Romanos 10:9)

“Señor Jesucristo te recibo como único Señor y Salvador de mi vida; perdona mis pecados y ayúdame a seguirte todos los días de mi vida junto con mi familia”.

Si ya lo hiciste, te bendecimos y bienvenido a la familia de Dios. Contáctanos y te diremos que hacer a continuación.



MINISTROS PASTORES YOZZIA