Translate

martes, 4 de junio de 2013

"DIOS NO DESPRECIARÁ UN CORAZÓN HUMILLADO"

Y dijo: Invoqué en mi angustia a Jehová, y él me oyó; Desde el seno del Seol clamé, Y mi voz oíste.
JONÁS 2:2


Hermanos amados, grande es la Misericordia de Dios; porque a pesar de la rebelión de Jonás, quién no fue hacia donde el Padre Celestial lo enviaba, Dios no lo desechó, sino que lo puso en tribulación a fin de que reflexionara y se arrepintiera; y cuando Jonás estaba en medio de la tribulación, clamó a Dios y ÉL lo escuchó.

Así también, hermanos, muchas veces nosotros hacemos oidos sordos a nuestro Señor, y a causa de ello nuestro DIOS PERMITE QUE SUFRAMOS TRIBULACIONES, A FIN DE QUE APRENDAMOS A SER OBEDIENTES. Y esto nuestro Padre Celestial lo hace por AMOR, pues SOLO LOS HIJOS OBEDIENTES ENTRARÁN EN SU REINO, por ello es necesario que seamos en ocasiones puestos a prueba en la Fe y en la Obediencia, a fin de crecer espiritualmente y estar preparados para el día en que seamos llamados a dejar el cuerpo e ir a vida eterna.

Sin embargo, debemos destacar el gran Amor de Dios, que ya sea que estemos pasando tribulación por causa de pruebas o que estemos pasando las consecuencias de la desobediencia como lo era el caso de Jonás, Dios está siempre preparado para escuchar nuestras oraciones, cuando le buscamos con un espíritu humilde y arrepentido. DIOS NO DESPRECIA NUNCA EL CORAZÓN QUE SE HUMILLA DELANTE DE SU PRESENCIA.

Hermanos amados, halla siempre esta sabiduría en nuestros corazones, que en medio de la angustia, sea por el motivo que sea, enfermedad, problemas económicos, familiares, opresiones espirituales, etc.; siempre, siempre, siempre, debemos clamar a Dios; pues no hay nada imposible de lo cual ÉL no nos pueda librar.

Y jamás olvide, si Usted sabe que ha heho algo que a Dios que no le agrada o, al revés, ha dejado de hacer lo que le ha mandado, arrepiéntase de todo corazón, que Dios siempre estará dispuesto a escuchar el clamor de un corazón arrepentido, que se humilla ante su Presencia y que reconoce que no hay quien libre sino solo el Señor y Salvador de nuestras almas, merecedor de toda Gloria, Honra y Alabanza.

AMADA IGLESIA DE JESUCRISTO, DIOS TE BENDIGA Y GUARDE SIEMPRE, PARA QUE NUNCA OLVIDES QUIEN ES TU DIOS Y CUANTO LE DEBES. SE AGRADECIDO SIEMPRE.


EL QUE TENGA OÍDOS PARA OÍR QUE OIGA.


 
Si quieres ser Hijo de Dios es necesario hacer la siguiente confesión de FE (Romanos 10:9)

“Señor Jesucristo te recibo como único Señor y Salvador de mi vida; perdona mis pecados y ayúdame a seguirte todos los días de mi vida junto con mi familia”.

Si ya lo hiciste, te bendecimos y bienvenido a la familia de Dios. Contáctanos y te diremos que hacer a continuación.



MINISTROS PASTORES YOZZIA