Translate

martes, 25 de junio de 2013

COSECHARÁS TU SIEMBRA

Porque cercano está el día de Jehová sobre todas las naciones; como tú hiciste se hará contigo; tu recompensa volverá sobre tu cabeza.
ABDÍAS 1:15
 
Es indudable que Dios es un Dios Justo, en muchos versículos bíblicos y en diferentes situaciones, la Biblia hace referencia a la recompensa, la cual se iguala siempre a la siembra.

Si queremos realizar una buena cosecha, es necesario efectuar una buena siembra. Si quiero cosechar tomates, debo sembrar tomates; si quiero cosechar uvas, debo sembrar uvas. Asimismo, si quiero cosechar misericordia, debo sembrar misericordia y si quiero cosechar Amor, debo sembrar Amor.

También la calidad y la cantidad de la cosecha dependerán de la calidad y la cantidad de la siembra.

Indudablemente todos queremos siempre cosechar lo mejor y en abundancia, y es de esta misma manera que debemos sembrar. Pedir a Dios y recibir rápidamente lo pedido es muy agradable; nuestro Padre celestial también desea que cuando nos pide algo nosotros respondamos de la misma manera que ÉL, rápido y exactamente lo que nos pidió. Tenemos que estar dispuestos a escuchar a nuestro Dios, si queremos que ÉL nos siga escuchando a nosotros. Tenemos que obedecer, si deseamos ser bendecidos.

De la misma manera que una buena siembra, resultará en una mejor cosecha; también una mala siembra, tendrá como resultado una peor cosecha. El que siembra odio, egoísmo, cobardía, abandono, dolor; cosechará lo mismo y en abundancia; porque la cosecha siempre se multiplica en relación a lo sembrado.

NO HAGAMOS NADA QUE NO QUERRAMOS QUE NOS HAGAN; es importante que antes de actuar pensemos en las consecuencias de nuestros actos. No creas que habrá algo que hagas y que Dios no lo tendrá en cuenta; a nuestro Padre nada se le escapa, y a la hora de hacer números para darnos la recompensa, todo lo que hayamos sembrado, sea bueno, o sea malo estará en su lista y conforme a ello recibiremos la cosecha.

Recuerda el que siembra Obediencia, cosechará Bendiciones; y el que siembra Desobediencia, cosechará Maldiciones. Piensa en lo que quieres cosechar, y conforme a ello comienza ahora mismo a Sembrar. Dios te bendiga.
 


Si quieres ser Hijo de Dios es necesario hacer la siguiente confesión de FE (Romanos 10:9)
 
“Señor Jesucristo te recibo como único Señor y Salvador de mi vida; perdona mis pecados y ayúdame a seguirte todos los días de mi vida junto con mi familia”.
 
Si ya lo hiciste, te bendecimos y bienvenido a la familia de Dios. Contáctanos y te diremos que hacer a continuación.



MINISTROS PASTORES YOZZIA