Translate

jueves, 20 de junio de 2013

BUSCA A LA PERDIDA, MUESTRA EL AMOR DE DIOS

¿Qué hombre de vosotros, teniendo cien ovejas, si pierde una de ellas, no deja las noventa y nueve en el desierto, y va tras la que se perdió, hasta encontrarla? Y cuando la encuentra, la pone sobre sus hombros gozoso; y al llegar a casa, reúne a sus amigos y vecinos, diciéndoles: Gozaos conmigo, porque he encontrado mi oveja que se había perdido. Os digo que así habrá más gozo en el cielo por un pecador que se arrepiente, que por noventa y nueve justos que no necesitan de arrepentimiento.
LUCAS 15:4-7


¡Cuán grande y maravilloso es el Amor de Dios, para con sus hijos! Jamás desprecia a ninguno de nosotros, por el contrario, siempre está mirando que no le falta una sola de las ovejitas por las cuales ÉL pagó con su sangre preciosa.

Hermanos amados, nuestro Señor tiene cuidado de cada uno de nosotros en forma especial, nos ama con tan grande amor, que por ello dio su vida para hacernos libres de la condenación eterna. Este mismo amor es el que nosotros debemos albergar en nuestros corazones por cada una de las ovejitas que Dios nos puso a cargo para cuidar, sin menospreciar a ninguna de ellas, pues jamás debemos olvidar que Jesucristo pagó por ellas con su sangre.

Hermanos amados, esta parábola representa el gozo que siente el Señor cuando un pecador se arrepiente de sus malos caminos y decide dejarlo todo para seguir a Jesucristo. Ese es el gran Amor de Dios, que está esperando que todos procedan al arrepentimiento para que todos tengan oportunidad de Salvación.

Gracias le damos al Señor porque así hizo con nosotros cuando estábamos perdidos, nos fue a buscar, nos tomó en sus brazos y nos trajo con el resto del redil, sanó nuestras heridas, nos alimentó y nos cuidó y nos cuida cada día para que no nos volvamos a extraviar del Camino de la Verdad y de la Salvación, que es Jesucristo, nuestro Señor y Salvador.

Así hermanos amados, nosotros también debemos tomar este ejemplo de Amor que nos deja el Señor; no conformarnos con tener lindos cultos, donde nos gocemos alabando al Señor y escuchando su Palabra; sino amándonos unos a otros, cuidándonos unos a otros, alentándonos en la Fe, mirando si alguno faltó e ir a visitarlo si vemos que no está congregando como lo hace normalmente. Ir a buscar las almas que están perdidas, llevarles la Palabra de Salvación, orar por ellos, para que Dios le de entendimiento y se arrepientan y decidan cambiar de vida.

IGLESIA AMADA DE JESUCRISTO NO DESCUIDEMOS EL AMOR HACIA LAS ALMAS, PUES POR ELLAS MURIÓ CRISTO. EN VANO ES TODO LO QUE HAGAMOS SI EL AMOR DE DIOS NO MORA EN NUESTROS CORAZONES.


EL QUE TIENE OÍDOS PARA OÍR QUE OIGA
 
 
 
Si quieres ser Hijo de Dios es necesario hacer la siguiente confesión de FE (Romanos 10:9)

“Señor Jesucristo te recibo como único Señor y Salvador de mi vida; perdona mis pecados y ayúdame a seguirte todos los días de mi vida junto con mi familia”.

Si ya lo hiciste, te bendecimos y bienvenido a la familia de Dios. Contáctanos y te diremos que hacer a continuación.



MINISTROS PASTORES YOZZIA