Translate

domingo, 30 de junio de 2013

ANTES ÉRAMOS INSENSATOS Y REBELDES, AHORA SOMOS CRISTIANOS

Porque nosotros también éramos en otro tiempo insensatos, rebeldes, extraviados, esclavos de concupiscencias y deleites diversos, viviendo en malicia y envidia, aborrecibles, y aborreciéndonos unos a otros.
TITO 3:3


Bien nos enseñan estos versículos que en otros tiempos nosotros también éramos insensatos y rebeldes, esclavos de concupiscencias y deleites diversos; mas ahora, hermanos amados, hemos conocido al Salvador del mundo, hemos sido limpiados y lavados por su sangre y hemos sido hechos nuevas criaturas conforme al espíritu y ya no a la carne.

Si realmente hemos nacido de nuevo, éramos todas esas cosas, mas ya no lo somos mas; ya no somos esclavos, porque Jesucristo nos hizo libres y si Jesucristo nos hizo libres, ya no puedo estar atado a costumbres, vicios y deleites que pertenecen al mundo de los carnales y no a Cristo, ni a los cristianos.

Si verdaderamente hemos conocido a Cristo, no podemos dejar que nada nos siga dominando como cuando no teníamos a Cristo, sean vicios, malas costumbres, iras, enojos, envidias, rebeldías, y demás cosas propias de la carne.; pues la Palabra de Dios nos enseña que "Todo lo puedo en Cristo que me fortalece"; por tanto si todavía no puedo lograr algo, es porque debo buscar mas de Cristo, para llenarme mas de ÉL y así lograr lo que hasta ahora no pude.

El cristiano es diferente del mundano que antes vivía en nosotros, como dice la Palabra antes nos aborrecíamos unos a otros, mas ahora el Señor nos enseña que debemos amarnos unos a otros como ÉL nos amó. Y recordemos que Dios nos pide aún que amemos a nuestros enemigos y si todavía somos carnales esto se hace muy difícil de cumplir, mas en la medida en que crezcamos espiritualmente esto se hace natural en nosotros; pues no podemos desear el mal a nadie, sino que deseamos que hasta aquel que nos hizo tanto daño a nosotros o a nuestros seres amados se arrepienta y se convierta al Dios Altísimo para que él también pueda ser salvo como nosotros. El cristiano no desea que nadie vaya al infierno, sino que al igual que nuestro Padre Celestial deseamos que todos se salven y que nadie se pierda.

¡Ah! no olvide de donde lo sacó el Señor, no menosprecie a nadie, al igual que lo hicimos nosotros, ellos también pueden cambiar y convertirse en hijos del Dios Altísimo.

RECUERDA IGLESIA AMADA DE JESUCRISTO TODO LO QUE DICEN ESTOS VERSÍCULOS ES LO QUE ÉRAMOS, MAS AHORA TODO ESO HA QUEDADO ATRÁS PORQUE SOMOS CRISTIANOS Y DEBEMOS ANDAR COMO JESUCRISTO ANDUVO EN ESTA TIERRA. DIOS LOS BENDIGA.


"EL QUE TIENE OÍDOS PARA OÍR QUE OIGA"
 
 
 
Si quieres ser Hijo de Dios es necesario hacer la siguiente confesión de FE (Romanos 10:9)

“Señor Jesucristo te recibo como único Señor y Salvador de mi vida; perdona mis pecados y ayúdame a seguirte todos los días de mi vida junto con mi familia”.

Si ya lo hiciste, te bendecimos y bienvenido a la familia de Dios. Contáctanos y te diremos que hacer a continuación.



MINISTROS PASTORES YOZZIA