Translate

martes, 14 de mayo de 2013

TEME A DIOS Y SÍRVELE DE TODO CORAZÓN

Solamente temed a Jehová y servidle de verdad con todo vuestro corazón, pues considerad cuán grandes cosas ha hecho por vosotros. Mas si perseverareis en hacer mal, vosotros y vuestro rey pereceréis.

1 SAMUEL 12:24-25



Estas palabras del profeta Samuel dichas al pueblo de Dios de parte del Señor, también son para nosotros en estos tiempos.

Hermanos, temer a Dios, es tener respeto por ÉL y por sus Palabras; es creer que todo lo que sale de su boca es verdad y tiene cumplimiento; es creer que si no le obedecemos nunca estaremos en su Reino con ÉL; temer a Dios es amarle con todo nuestro ser y no querer vivir una eternidad sin ÉL.

Servirle de todo corazón, es servirle por Amor a ÉL y a las almas, por gratitud y no por interés de recibir bendiciones, o lo que es peor, por vanagloria, por ganancia deshonesta.

Cuando realmente aprendemos a amar a Dios, es imposible olvidar todas las maravillas que ha hecho en nuestras vidas. Aunque algunas veces, nuestra Fe decae a causa de las luchas y las pruebas y parece que en esos momentos olvidamos las grandezas que ha hecho en nosotros y que nunca nos ha desamparado.

Mas, como dijo el Apóstol Pablo, si de buena gana servimos a Dios, recompensa tendremos, y si no, de todos modos la tarea nos ha sido encomendada. Debemos cumplir con todo lo que se nos ha mandado, pues en la Obediencia está la Bendición; y no nos olvidemos que aunque somos hijos, también somos siervos, y como tales debemos obedecer a nuestro Señor con toda diligencia como ÉL nos manda en su Palabra.

Hermano, Dios es bueno, pero también es Justo, es por eso que en el versículo 25 dice que, "si perseveramos en hacer mal, pereceremos". Nótese también que dice, "vosotros y vuestro rey", todo el que hace mal, es decir que desobedece a los Mandamientos de Dios, si no se arrepiente perecerá, sea quien sea, sea el Pastor, los hermanos, o cualquiera. No piense que Dios hace acepción de personas, delante de su presencia somos todos iguales.

Tampoco piense hermano que se podrá justificar delante de Dios, alegando que su pastor hacía algo que no estaba bien y por eso Ud. también lo hacía. Recuerde que Dios nos dejó la Biblia para leer, a todos, y su Espíritu Santo, el cual nos enseña a discernir entre la verdad y la mentira.

Mis amados hermanos no perdamos nunca el temor a Dios, pues así llegaremos al final de este Camino de Salvación y recibiremos la corona de vida que nos aguarda a todos los que amamos a Dios y le servimos de todo corazón.

Dios bendiga a su amada iglesia y la guarde hasta el día de las Bodas del Cordero. Paz a todos los que aman al Señor.
 

Si quieres ser Hijo de Dios es necesario hacer la siguiente confesión de FE (Romanos 10:9)

“Señor Jesucristo te recibo como único Señor y Salvador de mi vida; perdona mis pecados y ayúdame a seguirte todos los días de mi vida junto con mi familia”.

Si ya lo hiciste, te bendecimos y bienvenido a la familia de Dios. Contáctanos y te diremos que hacer a continuación.



MINISTROS PASTORES YOZZIA