Translate

martes, 28 de mayo de 2013

SIN MUERTE, NO HAY RESURRECCIÓN

Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra. Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios.
 
COLOSENSES 3:1-3



Para resucitar es necesario primero morir. Si no hemos muerto a la pasada manera carnal de vivir, es imposible que hayamos resucitado a una vida espiritual.
 
Quien todavía no ha muerto, vive conforme a sus pensamientos y a sus deseos, y consecuentemente su mirada está puesta en las cosas de la tierra.

Difícilmente una persona muera por completo en el momento de su conversión o bautismo, por lo general se producen cambios, pero siempre quedan áreas en las que va a ir cambiando con el paso del tiempo. Cuanto mas incorporamos en nosotros la Palabra de Dios y la Obedecemos, en oración y ayuno, más rápido se producirá la muerte a la mundana vida carnal y el crecimiento en la nueva vida espiritual, el cual es para Salvación.

El converso que todavía es carnal tiene su mirada puesta en las cosas de esta tierra, como por ejemplo, piensa que en el estudio está la solución para progresar, tener un mejor trabajo y mas bienes materiales para vivir mejor; teniendo a la iglesia y a Dios en un segundo plano, dándole al Señor el tiempo que le sobra, el dinero que le sobra, y las cosas que no le gustan o no le sirven.

Sin muerte no hay resurrección, y quien ha resucitado con Cristo lo demuestra porque busca las cosas de arriba y pone la mira en lo espiritual, pasando lo terrenal a un segundo plano.

Sin descuidar la familia y el hogar, el converso que ha resucitado, comprende que primero está Dios y la Obra de Dios, a quien no le da las sobras, sino lo primero y lo mejor como debe ser. El cristiano, cristiano, si bien no desatiende a los suyos en lo material, entiende que lo mas importante es la Salvación del Alma de sus seres amados, y que el bienestar terrenal no es lo primero porque todas las cosas de este mundo pasarán, inclusive el cuerpo tiene un final; mas el alma juntamente con todo lo espiritual es lo que permanece para siempre.

EL cristiano espiritual entiende que debe obedecer a Dios, antes que a sus pensamientos y a su prudencia; pues Dios jamás le pedirá algo que le perjudique y ciertamente jamás se equivoca. La Obediencia absoluta a Dios trae grandes recompensas, además de la Santidad total que asegura la Salvación del alma.

El cristiano espiritual comprende que Dios no le dejará faltar nada de lo material, como dice en su Palabra, "Mi Dios os suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en Gloria", siempre y cuando él cumpla con el pedido del Señor que dice: "Buscad primeramente el Reino de Dios y su Justicia y lo demás vendrá por añadidura" y lo mas importante, el cristiano espiritual no tiene temor de que le falte algo porque "Jehová es su Pastor y nada le faltará", ni de peligros de ninguna clase pues "el verdadero Amor echa fuera el temor, porque el temor lleva en sí castigo". Y todo esto ocurre porque tiene FE, vive en Santidad, conoce y cree en todas las promesas que Dios le hizo por medio de Su Palabra.

MUERA A LOS DESEOS DE SU CARNE, RESUCITE A UNA NUEVA VIDA ESPIRITUAL, PONGA SU MIRADA EN LAS COSAS DE ARRIBA Y DISFRUTE DE LAS BENDICIONES DEL SEÑOR, Y NO DESCUIDE LA SALVACIÓN DE SU ALMA.

"EL QUE TIENE OÍDOS PARA OÍR QUE OIGA"
 

Ver videos relacionados al mensaje:

"La raíz de todos los males"

"Primer testimonial de exhortación a la Obediencia"



Si quieres ser Hijo de Dios es necesario hacer la siguiente confesión de FE (Romanos 10:9)
 
“Señor Jesucristo te recibo como único Señor y Salvador de mi vida; perdona mis pecados y ayúdame a seguirte todos los días de mi vida junto con mi familia”.
 
Si ya lo hiciste, te bendecimos y bienvenido a la familia de Dios. Contáctanos y te diremos que hacer a continuación.



MINISTROS PASTORES YOZZIA