Translate

viernes, 17 de mayo de 2013

SI ERES HIJO DE DIOS, ANDAD EN AMOR COMO CRISTO

Sed, pues, imitadores de Dios como hijos amados. Y andad en amor, como también Cristo nos amó, y se entregó a sí mismo por nosotros, ofrenda y sacrificio a Dios en olor fragante

EFESIOS 5:1-2



¿A qué padre no le gusta que su hijo se le parezca? Creo que la mayoría de los padres somos muy felices cuando vemos que nuestros hijos se nos parecen físicamente, y mucho mas cuando van creciendo y nos vemos reflejados en los gestos o en las cosas que hacen, y aún en el carácter de nuestros hijos.
 
Así, nuestro Padre celestial, el cual ya nos creó a Su imagen y semejanza, desea que nos parezcamos a ÉL en todo, por eso aquí nos pide que como hijos amados seamos sus imitadores.

Y Ud. se preguntará, ¿Cómo se puede imitar a un Dios que no se ve? Hermanos amados, nuestro Dios se hizo carne a través de su Hijo Unigénito Jesucristo y nos dejó por medio de ÉL ejemplo a seguir. Conociendo a Jesucristo, también conocemos a Dios:

"8Felipe le dijo: Señor, muéstranos el Padre, y nos basta. 9Jesús le dijo: ¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros, y no me has conocido, Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre; ¿cómo, pues, dices tú: Muéstranos el Padre? " (Juan 14:8-9)

Si hablamos de Dios o de nuestro Salvador, lo mas sobresaliente que podemos decir, es que todas las obras que ambos hicieron reflejan el Perfecto Amor. La creación en todo su esplendor nos muestra el Amor de Dios; y todos los milagros que hizo Jesucristo fueron hechos con amor.

La máxima obra de Amor fue cuando nuestro Padre Celestial dio a su Hijo unigénito en sacrificio para salvar al hombre que le había traicionado: "16Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. 17Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él. " (Juan 3:16-17). Y cuando nuestro Señor Jesucristo entregó su cuerpo en sacrificio para que, por su sangre, fuésemos rescatados del infierno: "17Por eso me ama el Padre, porque yo pongo mi vida, para volverla a tomar. 18Nadie me la quita, sino que yo de mí mismo la pongo." (Juan 10:17-18).

Un cristiano, que quiera ser un hijo amado de Dios, debe andar en Amor, como lo hizo nuestro Salvador Jesucristo. Si el Amor de Dios se refleja en nosotros, en todo nuestro ser, espíritu, alma y cuerpo; entonces somos imitadores de Cristo.

La Biblia dice: "todas vuestras cosas sean hechas con amor", "amad a vuestros enemigos", "el cumplimiento de la ley es el amor", "el amor nunca deja de ser". En fin hermanos, toda la Palabra de Dios nos enseña a andar en amor, y así demostrar, que somos una nueva creación, nacidos del Espíritu de Dios.

¿Cómo demuestro mi amor a Dios?

19Nosotros le amamos a él, porque él nos amó primero. 20Si alguno dice: Yo amo a Dios, y aborrece a su hermano, es mentiroso. Pues el que no ama a su hermano a quien ha visto, ¿cómo puede amar a Dios a quien no ha visto? 21Y nosotros tenemos este mandamiento de él: El que ama a Dios, ame también a su hermano. 1 Juan 4:19-21
 
3Pues este es el amor a Dios, que guardemos sus mandamientos; y sus mandamientos no son gravosos. 1 Juan 5:3

 
Si cumplimos con todos los mandamientos y amamos a nuestros hermanos como Dios nos manda, entonces podremos realmente decir que somos Hijos de Dios. Y si Ud. siente que le falta amor, Dios dice: "pedid y se os dará", PIDA AMOR Y DIOS LE DARÁ EN ABUNDANCIA.

¡Que el Señor los bendiga amada iglesia!.
 

Si quieres ser Hijo de Dios es necesario hacer la siguiente confesión de FE (Romanos 10:9)

“Señor Jesucristo te recibo como único Señor y Salvador de mi vida; perdona mis pecados y ayúdame a seguirte todos los días de mi vida junto con mi familia”.

Si ya lo hiciste, te bendecimos y bienvenido a la familia de Dios. Contáctanos y te diremos que hacer a continuación.



MINISTROS PASTORES YOZZIA