Translate

sábado, 25 de mayo de 2013

SI CREES EN JESUCRISTO, DEMUÉSTRALO CON TUS OBRAS

El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él.

JUAN 3:36


Creer en el Hijo de Dios, no solo es creer que ÉL existe. Dice la Biblia que los demonios también creen en Jesucristo y tiemblan ante su presencia, mejor que muchos que se dicen cristianos y no tienen temor de Dios, ni de Su Palabra; por lo menos eso es lo que reflejan sus hechos.

Creer en Jesucristo es mucho mas que reconocerlo como Señor y Salvador de nuestras vidas; creer en ÉL es creer en toda Su doctrina que nos enseñó, siguiendo el ejemplo de vida que nos dejó, cuando en carne habitó esta tierra.

Nuestro Señor nos dejó ejemplo a sus Siervos, que lo importante es predicar la Palabra tal cual es, soportando las posibles consecuencias, como ser el desprecio. Jesús no dudó en llamar hipócritas a aquellos fariseos que decían una cosa y hacían otra; y aún los llamó, generación de víboras, y les dijo que hacían a sus seguidores dos veces mas hijos del infierno que antes de ser discipulados por ellos.

Nuestro Señor tenía Palabra de autoridad y verdad para aquellos que decían conocer a Dios, pero en lugar de amarle a Él como Hijo de Dios, lo despreciaban, lo desechaban y conspiraban para matarlo. Así hoy, hay muchos, que como aquellos fariseos, dicen ser siervos de Dios, mas sus hechos nos muestran claramente que no aman a Dios ni a las ovejas, si no al "éxito", a las riquezas de este mundo y a la fama.

Los Siervos de Dios aman a las almas, claman por las descarriadas, cuidan a las que están en el redil, sanan a las heridas, van en búsqueda de las perdidas y dicen la verdad, aunque por eso los desprecien y desechen.

La ira de Dios ya está sobre todos aquellos que despreciaron a su Hijo Unigénito, no lo tienen en cuenta en sus vidas, y hacen todo lo contrario a lo que ÉL nos enseñó; mayormente contra los que usan Su Nombre, pero con sus obras lo niegan.

Cree en el Señor Jesucristo siendo obediente a toda su doctrina, y Dios te librará de su ira. Si reconoces que hasta ahora no te has comportado como un verdadero varón cristiano o mujer cristiana, o que ni siquiera lo tuviste en cuenta, arrepiéntete, que el Señor siempre perdona a aquellos que vienen a ÉL con el corazón humillado.

No desprecies la misericordia de Dios, el tiempo de la Gracia un día llegará a su fin, y ya no habrá oportunidad para ser libre de su ira, y solo Dios conoce ese día; no juegues con ÉL, ni con Su Palabra. Hoy es tu tiempo de volver a Dios, mañana puede ser tarde. Dios te bendiga.
 

EL QUE TIENE OÍDOS PARA OÍR QUE OIGA.

 
 
 
Si quieres ser Hijo de Dios es necesario hacer la siguiente confesión de FE (Romanos 10:9)

“Señor Jesucristo te recibo como único Señor y Salvador de mi vida; perdona mis pecados y ayúdame a seguirte todos los días de mi vida junto con mi familia”.

Si ya lo hiciste, te bendecimos y bienvenido a la familia de Dios. Contáctanos y te diremos que hacer a continuación.



MINISTROS PASTORES YOZZIA