Translate

viernes, 31 de mayo de 2013

PUEBLO DE DIOS, ESCUCHA A TU SEÑOR

Pero mi pueblo no oyó mi voz, E Israel no me quiso a mí. Los dejé, por tanto, a la dureza de su corazón; Caminaron en sus propios consejos.
SALMO 81:11-12

 
Dura es esta Palabra para el pueblo de Dios, y muy triste para nuestro Padre Celestial tener hijos que no lo quieren escuchar, querer bendecirlos, y no poder hacerlo, porque no le obedecen, sino que siguen su propio camino.
Pero mi pueblo no oyó mi voz. Desde que Dios creó al hombre se repite esta historia; hijos rebeldes, sordos, de duro corazón, que viven conforme a sus propios deseos, sin tener en cuenta la guía de Dios, quien continuamente trata de encaminarlos por el Camino de la Santidad.

Que el mundo no escuche la voz de Dios, es natural, porque sus oídos están cerrados y su entendimiento entenebrecido; mas que el pueblo del Señor no le quiera oír, es muy doloroso, porque Dios le dio a su pueblo entendimiento de lo espiritual y oídos para oír.

Caminaron en sus propios consejos, porque desecharon la Palabra de Dios, no tuvieron en cuenta Sus Mandamientos, menospreciaron Su Voluntad, considerando que los tiempos cambian y que el Evangelio de Jesucristo se debe actualizar juntamente con la ideología y el "progreso" de las naciones. No existe una Biblia para cada siglo, es la misma, porque Dios conocía de antemano todo lo que iba a ocurrir por los siglos de los siglos.

Muchos han reducido el término Santidad a cumplir con dos o tres conceptos, sin embargo, Ser Santo es apartarse de todo lo que esta mal. La Santidad, es desde adentro hacia afuera, debemos ser santos en todo; en nuestra manera de pensar, de comportarnos, de hablar, de vestirnos, en fin en toda nuestra manera de vivir, en todo tiempo y en todo lugar; pues Dios dice que "Sin Santidad nadie le verá". De manera que, la Santidad no es algo que pasó de moda o se modifica con el tiempo, es un requisito fundamental para entrar en el Reino de los Cielos.

E Israel no me quiso a mí. Quien desecha la Palabra de Dios o a sus Siervos, a Dios desecha.

Los dejé, por tanto, a la dureza de su corazón. Dios nos da muchas oportunidades para venir a su Camino, nos llama una y otra vez, nos habla, enviándonos a sus Siervos, en distintas formas; pero cuando la respuesta es siempre el menosprecio a Su Palabra, para vivir cada uno conforme a sus propios consejos, sin tener en cuenta la Palabra de Verdad, llega el momento en que Dios deja al pueblo rebelde en la dureza de su corazón, a fin de que paguen el precio de su desobediencia; aún dice que enviará un espíritu de mentira para aquellos que no creyeron a la verdad. Y habrá un día, hermanos, en que la Gracia de Dios llegará a su fin.

DIOS ES AMOR, PERO TAMBIÉN ES JUSTO; Y UN DÍA SEPARARÁ LAS OVEJAS A SU DERECHA Y LOS CABRITOS A SU IZQUIERDA, UNOS IRÁN A LA VIDA ETERNA Y LOS OTROS AL CASTIGO ETERNO.


¿DE QUÉ LADO QUERÉS ESTAR VOS?
EL QUE TENGA OÍDOS PARA OÍR QUE OIGA.
 
 
 
Si quieres ser Hijo de Dios es necesario hacer la siguiente confesión de FE (Romanos 10:9)

“Señor Jesucristo te recibo como único Señor y Salvador de mi vida; perdona mis pecados y ayúdame a seguirte todos los días de mi vida junto con mi familia”.

Si ya lo hiciste, te bendecimos y bienvenido a la familia de Dios. Contáctanos y te diremos que hacer a continuación.



MINISTROS PASTORES YOZZIA