Translate

jueves, 2 de mayo de 2013

NO TE CANSES, SIGUE ADELANTE, YA LLEGA LA VICTORIA


Y vino Gedeón al Jordán, y pasó él y los trescientos hombres que traía consigo, cansados, mas todavía persiguiendo.
JUECES 8:4

Gedeón fue uno de los varones escogidos por Dios durante el tiempo de los Jueces para libertar a Israel de los ataques de los madianitas. Este varón era un hombre común que estaba recogiendo la cosecha para esconderla a fin de que los madianitas no se la robaran; sin embargo halló gracia en Dios, quien lo escogió para libertar a su pueblo.

Cuando Gedeón iba a la batalla con 22000 hombres, Dios le dijo que eran muchos y que no le darían la Gloria a Él por la derrota del enemigo. Finalmente, después de probarlos conforme al mandato de Dios, nuestro Padre celestial, envió a Gedeón a la batalla con solo 300 hombres y le dio la victoria contra un ejército innumerable.
 
Hermanos amados, me gustaría que preste mucha atención en esta Palabra que dice que estos varones esforzados y valientes, después de la batalla estaban muy cansados, y aún hambrientos, sin embargo no bajaron los brazos, ni se tomaron un descanso; sino que seguían persiguiendo al enemigo hasta acabar con el.
 
Este es un ejemplo de lo que Dios quiere que hagamos nosotros sus hijos, es necesario seguir peleando la batalla que nos tocó hasta terminar con nuestro enemigo; sea un enemigo externo como un problema económico, legal, familiar; o sea un gigante de esos que manejaban nuestra vida antes de conocer a Dios, como algún vicio, malas costumbres, soberbia, vanagloria, orgullo, etc.

Si empezaste una batalla contra el enemigo y Dios ya te prometió la victoria, no bajes los brazos, sigue luchando en Fe, hasta que veas la Victoria que Dios te prometió; pero además de conservar tu Fe, Obedece todo lo que el Señor te manda con exactitud; jamás olvides que respetar y obedecer todas las indicaciones de nuestro Señor, es fundamental para obtener la victoria.

Todos los valientes que figuran en la Biblia que recibieron victorias de parte de Dios obedecieron ciegamente los mandatos de nuestro Padre Celestial, aún en el mas mínimo detalle. Recuerda por ejemplo a Josué y los muros de Jericó.

Congrega, que ese es el principal mandato que debemos obedecer para ver la Gloria de Dios; Ora; Ayuna; Santifícate, Obedece en todo y el Señor cumplirá lo que te prometió a su tiempo; Ah! esto también es importante, no pierdas la Paciencia, que a su tiempo dará frutos, y no decaigas en la FE, resiste todos los dardos de incredulidad, de dudas y de temores con que satanás te ataca y verás la GLORIA DE DIOS en tu Vida.

CONFÍA EN DIOS, DESCANSA EN ÉL, OBEDECE EN TODO, SANTÍFICATE CADA DÍA MAS.

El Señor te bendiga Amada y Valiente Iglesia de Jesucristo.

Si quieres ser Hijo de Dios es necesario hacer la siguiente confesión de FE (Romanos 10:9):
 
"Señor Jesucristo te recibo como único Señor y Salvador de mi vida; perdona mis pecados y ayúdame a seguirte todos los días de mi vida junto con mi familia".
 
Si ya lo hiciste, te bendecimos y bienvenido a la familia de Dios. Contáctanos y te diremos que hacer a continuación.
 

MINISTROS PASTORES YOZZIA