Translate

domingo, 19 de mayo de 2013

MANOS A LA OBRA, EN CRISTO LA VICTORIA ESTA ASEGURADA

Cuando oí estas palabras me senté y lloré, e hice duelo por algunos días, y ayuné y oré delante del Dios de los cielos. Y dije: Te ruego, oh Jehová, Dios de los cielos, fuerte, grande y temible, que guarda el pacto y la misericordia a los que le aman y guardan sus mandamientos; esté ahora atento tu oído y abiertos tus ojos para oír la oración de tu siervo, que hago ahora delante de ti día y noche, por los hijos de Israel tus siervos ....

NEHEMÍAS 1:4-6



Nehemías era un varón de Dios, quien, dentro de lo que es vivir en cautividad, es decir siendo nuestra nación sometida por otra, estaba en una posición de privilegio, pues era copero del rey y Dios había hecho que el rey Artajerjes se agradara de Nehemías.

Sin embargo, cuando Nehemías se entera que el remanente que había quedado en Jerusalén estaba mal y el muro de la ciudad derribado, se amargó profundamente por su pueblo, lloró y clamó a Dios por ellos con ayuno y oración, pidiéndole de día y de noche que perdone a los hijos de Israel y que tenga de ellos Misericordia.

Hermanos amados, Nehemías nos deja ejemplo acerca de lo que es el verdadero amor; él no se quedó quieto en su lugar disfrutando de una posición privilegiada, olvidándose de los suyos y dejándolos solos; sino que clamó a Dios con todo su corazón por ellos e hizo ayunos, oraciones, y lloró pidiendo a Dios que los perdone y que tuviese de ellos misericordia. Así nos enseña que debemos hacer nosotros por nuestros hermanos que se han extraviado del Camino y por nuestros familiares de sangre que están perdidos; clamar por ellos, orar, ayunar, llorar y rogar la Misericordia del Altísimo.

Si tienes un familiar apartado, perdido en la droga o en algún otro vicio o deleite de la carne, ruega a Dios por él para que el Señor lo traiga nuevamente a sus brazos; recuerda que la batalla espiritual es la mas importante, que si ganamos en esta área, la victoria ya está asegurada.

Pero Iglesia amada, Nehemías no se quedó en el palacio orando por ellos, sino que salió de allí y fue a Jerusalén a poner manos a la Obra para reconstruir el muro y a dirigir a su pueblo que estaba mal y necesitaba hombres llenos de Dios, como él, que los guiara. Así hermanos, no se queden en sus casas, es necesario salir de ella y venir a la iglesia a congregar y a luchar unidos por el pueblo que está perdido y sin protección. Es congregando en Obediencia a la Voluntad de Dios (Hechos 10:25), y unidos como lograremos que el enemigo retroceda de la vida de nuestros seres amados y podremos reconstruir alrededor de ellos, ese muro de protección que fue derribado. Y si somos los únicos cristianos en nuestro hogar, procuraremos guiarlos a este Camino, que es el único que nos lleva a vida eterna.

Hermanos amados, recuerden, sentados en su casa llorando no lograrán nada, unidos en un mismo espíritu, congregando y viviendo una vida de Obediencia, Fe y Santidad es como lograrán las victorias por las cuales han llorado delante de la Presencia de Dios.

Solo en Cristo lograremos que nuestros seres amados se aparten del mundo y vuelvan al Camino de la Salvación, pero no estando quietos y de brazos cruzados, llorando y sufriendo; sino congregando, orando con Fe, ayunando y viviendo una vida de Santidad, de Obediencia para que nuestras oraciones sean oídas y el Altísimo tenga Misericordia de aquellos que se han extraviado del Camino.

Iglesia de Jesucristo, el Señor nos ama a todos y no quiere que nadie se pierda, hagamos el trabajo que nos toca a nosotros, que aunque tengamos tropiezos y enemigos como los tuvo Nehemías, si al igual que él clamamos a Dios en Obediencia y Santidad, también un día, tendremos victoria y podremos ver la obra terminada.
 

DIOS TE BENDIGA AMADA IGLESIA
Y MANOS A LA OBRA, QUE EN CRISTO
LA VICTORIA YA ESTA ASEGURADA.

 

Si quieres ser Hijo de Dios es necesario hacer la siguiente confesión de FE (Romanos 10:9)

“Señor Jesucristo te recibo como único Señor y Salvador de mi vida; perdona mis pecados y ayúdame a seguirte todos los días de mi vida junto con mi familia”.

Si ya lo hiciste, te bendecimos y bienvenido a la familia de Dios. Contáctanos y te diremos que hacer a continuación.



MINISTROS PASTORES YOZZIA