Translate

viernes, 31 de mayo de 2013

LOS ESPIRITUALES JUZGAN TODAS LAS COSAS

Y dijo a los jueces: Mirad lo que hacéis; porque no juzgáis en lugar de hombre, sino en lugar de Jehová, el cual está con vosotros cuando juzgáis. Sea, pues, con vosotros el temor de Jehová; mirad lo que hacéis, porque con Jehová nuestro Dios no hay injusticia, ni acepción de personas, ni admisión de cohecho.
2 CRÓNICAS 19:6-7



Ciertamente Dios escogió hombres de entre su pueblo y le dio la facultad de juzgar, solo que les recordó que no debían ser como los jueces comunes de la tierra, quienes juzgan por sí mismos y conforme a derecho hecho por hombres sin Dios. Estos jueces escogidos por Dios debían juzgar en su lugar, por tanto el juicio no debía ser injusto, ni debían hacer acepción de personas, ni admitir cohecho; es decir que debían juzgar con justicia, como lo hace Dios.
En estos tiempos es muy discutido por los cristianos si debemos o no juzgar. Es verdad que Jesucristo dijo: "No juzguéis", pero también es verdad que dijo " 24No juzguéis según las apariencias, sino juzgad con justo juicio." (Juan 7:24).

Hermanos amados, debemos ser entendidos acerca de toda la Biblia, no solo de unos pocos versículos. Pues en la primera carta a los Corintios capítulo 2 dice: "14Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente. 15En cambio el espiritual juzga todas las cosas; pero él no es juzgado de nadie. 16Porque ¿quién conoció la mente del Señor? ¿Quién le instruirá? Mas nosotros tenemos la mente de Cristo."

y en el capítulo 6 dice: "1¿Osa alguno de vosotros, cuando tiene algo contra otro, ir a juicio delante de los injustos, y no delante de los santos? 2¿O no sabéis que los santos han de juzgar al mundo? Y si el mundo ha de ser juzgado por vosotros, ¿sois indignos de juzgar cosas muy pequeñas? 3¿O no sabéis que hemos de juzgar a los ángeles? ¿Cuánto más las cosas de esta vida? 4Si, pues, tenéis juicios sobre cosas de esta vida, ¿ponéis para juzgar a los que son de menor estima en la iglesia? 5Para avergonzaros lo digo. ¿Pues qué, no hay entre vosotros sabio, ni aun uno, que pueda juzgar entre sus hermanos, 6sino que el hermano con el hermano pleitea en juicio, y esto ante los incrédulos?"

Entonces ¿qué es lo que sucede? la respuesta es muy clara, los espirituales somos los que estamos capacitados para juzgar todas la cosas, si usted es todavía un niño en Cristo (y esto no tiene que ver con los años que tiene en la iglesia, sino con su crecimiento espiritual) hace bien en no juzgar, pues si se equivoca traerá las consecuencias de un juicio injusto sobre su vida.

Hermanos amados, no seamos hipócritas, constantemente en la vida se está juzgando, aún en este momento usted que lee este mensaje está juzgando el mensaje y me está juzgando a mí ¿o no?; pues como dice el capítulo 6 de 1 Corintios ¿Tan incapaces somos que no podemos juzgar las cosas de esta vida? ¿Es que acaso no nos dio Dios discernimiento del bien y del mal, de lo santo y lo profano, para juzgar aún nuestros propios actos, si son o no agradables a Dios?.

No somos jueces, pero si, es necesario tener la capacidad de juzgar y de hacerlo bien conforme a la Palabra de Dios. ¿O no tenemos el Espíritu Santo en nosotros que nos guía a toda verdad? o ¿a quién cree que le habla cuando dice que los "santos" juzgaremos al mundo y a los ángeles?.

Si usted cree que no se debe juzgar, bien hace en no hacerlo, pues al creer esto, está claro que no está capacitado para hacerlo porque le falta conocimiento de la Palabra y del Espíritu.

Y en cuanto a los Siervos de Dios, no se les debe juzgar, pero los que somos consiervos, si estamos lo suficientemente capacitados en sabiduría espiritual y en llenura del Espíritu Santo, podemos juzgar sus hechos, y esto con el único propósito de ayudar. Recordemos que en Gálatas capítulo 2 (a partir del versículo 11), el Apóstol Pablo exhortó al Apóstol Pedro porque estaba actuando hipócritamente, y esto, dijo, era de condenar, y dijo además que en su simulación estaba arrastrando a otros. Es por eso que entre nosotros podemos exhortarnos y corregirnos conforme a la Palabra, pues cuando un Siervo de Dios cae en error suele arrastrar consigo a toda la congregación y a su familia. No somos perfectos, por tanto somos agradecidos cuando se nos corrige con sabiduría del Espíritu y esa es la actitud humilde que todo Siervo del Dios Altísimo debe tener.

Recuerde, LOS QUE PUEDEN JUZGAR SON LOS ESPIRITUALES. Y ¿Quiénes son los espirituales?, los que tienen la mente de Cristo, aquellos que han muerto a sus pasiones, y a todo pensamiento personal y carnal, para que sea el Señor, quien reine en su mente; como dijo el Apóstol Pablo "Ya no vivo yo, mas Cristo vive en mí".

NO OLVIDE, SI DECIDIÓ JUZGAR, HÁGALO BIEN, CON SABIDURÍA ESPIRITUAL, PARA QUE NO CAIGA SOBRE USTED LAS CONSECUENCIAS DEL ERROR.

Y SI USTED CREE QUE NO DEBE JUZGAR, ES MEJOR QUE NO LO HAGA, PERO CON NADA, HASTA QUE TENGA SUFICIENTE SABIDURÍA Y ENTENDIMIENTO PARA HACERLO BIEN Y NO CONDENARSE.

PAZ IGLESIA AMADA DE JESUCRISTO, BUSCA LA SABIDURÍA Y NO LA VENDAS.


"EL QUE TENGA OÍDOS PARA OÍR QUE OIGA"


 
Si quieres ser Hijo de Dios es necesario hacer la siguiente confesión de FE (Romanos 10:9)

“Señor Jesucristo te recibo como único Señor y Salvador de mi vida; perdona mis pecados y ayúdame a seguirte todos los días de mi vida junto con mi familia”.

Si ya lo hiciste, te bendecimos y bienvenido a la familia de Dios. Contáctanos y te diremos que hacer a continuación.



MINISTROS PASTORES YOZZIA