Translate

domingo, 5 de mayo de 2013

LA OBEDIENCIA, UNA MANIFESTACIÓN DEL AMOR

El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama, será amado por mi Padre, y yo le amaré, y me manifestaré a él.
                                                                                        JUAN 14:21


¿Tú amas al Señor con todo tu ser? ¿Y cumples todos sus Mandamientos o por lo menos te esfuerzas por hacerlo? Si ambas respuestas son afirmativas, entonces eres un verdadero cristiano.
 
Si a la primera pregunta me dices que sí y a la segunda que no, entonces eres un mentiroso, pues en la Biblia está escrito por ejemplo, que aquel que dice que ama a Dios, pero no ama a su hermano, el tal es mentiroso, y no olvidemos que Jesucristo nos dejó este mandamiento: "que nos amemos los unos a los otros como él nos ha amado".
Hermanos amados, el amor a Dios se demuestra conforme a este versículo escrito por el Apóstol Juan, obedeciendo a sus Mandamientos; quien cumple con los mandamientos del Señor, ese es el que verdaderamente le ama. Si decimos que amamos a Dios y no nos esforzamos por Obedecer y cumplir con todos sus mandamientos, nos estamos engañando a nosotros mismos.

Quien no tiene amor en sí mismo no puede cumplir con los Mandamientos, ni amar a Dios; pues en la Palabra de Dios está escrito que aquel que ama cumple con todos los mandamientos, porque el cumplimiento de la ley, es el Amor; ya que nadie que ama procura hacer daño a otro; pues el amor es benigno y no hace mal a nadie.

Además hermanos, el amor es tan importante que la Biblia nos revela que todo pasará, pero que el Amor nunca dejará de ser. Si no hay amor en nosotros no entraremos al Reino de los Cielos, porque Dios es Amor, y si nosotros le llevamos en nuestro corazón, entonces indefectiblemente tiene que haber amor en nosotros.
Sin amor no somos el reflejo de Dios en esta tierra, pues DIOS ES AMOR y si nosotros somos sus hijos es necesario que haya amor dentro nuestro, como lo hay en Jesucristo y ÉL lo demostró dando su vida por nosotros; así nosotros debemos demostrar nuestro amor a Dios, dando nuestra vida a ÉL, de la forma en que lo hizo el Apóstol Pablo cuando dijo: "Ya no vivo yo, mas Cristo vive en mi", esa entrega es la que Jesucristo espera de cada uno de nosotros, que le dejemos ser dueño y Señor de nuestras vidas, viviendo la vida que Dios quiere que vivamos.
Recuerda hermano, si tú dices que amas a Dios, se lo tienes que demostrar obedeciendo a todos sus Mandamientos, la OBEDIENCIA ES EL VERDADERO AMOR.


              "EL QUE TIENE OÍDOS PARA OÍR QUE OIGA"

Y, Amada Iglesia de Jesucristo, no olvides cuando clamas al Señor PEDIR MAS Y MAS AMOR, pues si hay ferviente Amor en nosotros, todo lo demás lo podremos cumplir. Dios los bendiga.

 
 
Si quieres ser Hijo de Dios es necesario hacer la siguiente confesión de FE (Romanos 10:9):

"Señor Jesucristo te recibo como único Señor y Salvador de mi vida; perdona mis pecados y ayúdame a seguirte todos los días de mi vida junto con mi familia".
 
Si ya lo hiciste, te bendecimos y bienvenido a la familia de Dios. Contáctanos y te diremos que hacer a continuación.
 


MINISTROS PASTORES YOZZIA