Translate

martes, 28 de mayo de 2013

IGLESIA, OLVIDA LAS COSTUMBRES VANAS DEL MUNDO

Así dijo Jehová: No aprendáis el camino de las naciones, ni de las señales del cielo tengáis temor, aunque las naciones las teman. Porque las costumbres de los pueblos son vanidad; porque leño del bosque cortaron, obra de manos de artífice con buril. Con plata y oro lo adornan; con clavos y martillo lo afirman para que no se mueva. Derechos están como palmera, y no hablan; son llevados, porque no pueden andar. No tengáis temor de ellos, porque ni pueden hacer mal, ni para hacer bien tienen poder.

JEREMÍAS 10:2-5


Muchos de nosotros no hemos tenido la bendición de nacer en un hogar cristiano-evangélico, es por esto que llegamos al Camino del Señor habiendo ya conocido las costumbres de los pueblos del mundo.

A aquellos que si han tenido la bendición de nacer y crecer sin conocer las costumbres vanas de los no cristianos; les aconsejo que obedezcan esta Palabra de Dios que manda "no aprender el camino de las naciones", pues el conocimiento de lo malo añade dolor y tentación.

Y a aquellos que hemos conocido las vanidades del mundo, aprendamos a vivir como si nunca las hubiésemos conocido, apartándonos de ellas, entendiendo que ahora somos "nuevas criaturas" nacidas del espíritu y que como un bebe recién nacido debemos aprender todo y olvidar lo concerniente a la vieja vida, pues en el bautismo hemos muerto a la vida carnal y a todas sus enseñanzas, para nacer a una vida espiritual.

Las gentes del mundo se hacen sus dioses con sus propias manos, para así gobernarlos, pues esos dioses no tienen vida y sus hacedores los manipulan como quieren. Mas nuestro Dios no lo hicimos nosotros, sino que ÉL nos creó y creó todo lo que nuestros ojos ven y aún lo que no podemos ver, nadie lo puede gobernar, pues ÉL es el Señor de toda la tierra y el universo. Nuestro Dios nos gobierna, es nuestro Señor y debemos obedecerle, en tanto que los dioses de ellos como están muertos no dicen nada, no hay compromiso con ellos, no hay necesidad de obedecerle porque nada pueden hacer. Nuestro Dios en cambio es Amor, pero también es fuego consumidor, bendice a los que le Obedecen y les da eterna Salvación; e ira y perdición eterna tiene reservada para los rebeldes e incrédulos.

Las gentes del mundo tienen temor de las señales del cielo y de muchas otras cosas porque sus dioses no tienen vida, mas nuestro Dios es gigante, todo lo ve, todo escucha y "nada es imposible para ÉL". Teniendo un Dios tan grande y poderoso ¿De qué hemos de temer?.

Iglesia amada de Jesucristo, somos una nación diferente, somos hijos y siervos del Dios Altísimo, y aunque estamos en este mundo, no somos de este mundo, por tanto comportémonos y vivamos en forma diferente de las gentes del mundo que no conocen a Dios.

¿Por qué vivir como si no conociéramos a Dios, habiendo tenido la bendición de haberlo conocido y ser sus hijos?

Vivamos como Sabios y no como necios, aprovechando bien el tiempo, pues los días son malos, resta poco tiempo para que la ira de Dios descienda sobre esta tierra y el tiempo de la Gracia llegue a su fin. Este es el tiempo de buscar a Dios, pues ahora todavía puede ser hallado.

IGLESIA AMADA DE JESUCRISTO, OLVIDA LAS COSTUMBRES VANAS DEL MUNDO Y APRENDE A VIVIR COMO UNA NUEVA CREACIÓN NACIDA DEL ESPÍRITU LLENA DEL AMOR Y DE LA SANTIDAD QUE PROVIENEN DEL DIOS ALTÍSIMO. EL SEÑOR TE BENDIGA Y GUARDE.


EL QUE TIENE OÍDOS PARA OÍR QUE OIGA.



Si quieres ser Hijo de Dios es necesario hacer la siguiente confesión de FE (Romanos 10:9)

“Señor Jesucristo te recibo como único Señor y Salvador de mi vida; perdona mis pecados y ayúdame a seguirte todos los días de mi vida junto con mi familia”.

Si ya lo hiciste, te bendecimos y bienvenido a la familia de Dios. Contáctanos y te diremos que hacer a continuación.



MINISTROS PASTORES YOZZIA