Translate

sábado, 11 de mayo de 2013

IGLESIA, ES TIEMPO DE DEJAR DE SER IGUAL A BABEL

Y descendió Jehová para ver la ciudad y la torre que edificaban los hijos de los hombres. Y dijo Jehová: He aquí el pueblo es uno, y todos éstos tienen un solo lenguaje; y han comenzado la obra, y nada les hará desistir ahora de lo que han pensado hacer. Ahora, pues, descendamos, y confundamos allí su lengua, para que ninguno entienda el habla de su compañero. Así los esparció Jehová desde allí sobre la faz de toda la tierra, y dejaron de edificar la ciudad. Por esto fue llamado el nombre de ella Babel, porque allí confundió Jehová  el lenguaje de toda la tierra, y desde allí los esparció sobre la faz de toda la tierra.
GÉNESIS 11:5-9


La mayoría de los cristianos conocemos la historia de la torre de babel, donde, a causa de la soberbia de los hombres que pretendían hacer una torre para llegar al cielo, Dios confundió su lenguaje y nacieron los diferentes idiomas en la tierra.

Ahora, esta historia nos deja una enseñanza muy importante, y es que, si no hablamos todos el mismo idioma no se puede construir nada; ¿qué quiero decir con esto?, si no hay entendimiento entre todos los que trabajan en una obra, la obra queda detenida y no puede avanzar.

¿Entendió? la Obra de Dios en la tierra está muchas veces frenada porque los obreros del Dios Altísimo no estamos todos unánimes hablando el mismo idioma; si no, que se produce una falta de entendimiento tal, que el único que sale ganando, a causa de que esta Casa muchas veces está dividida, es satanás y sus servidores.

El Espíritu del Señor es uno solo, si todos estuviésemos en ese Espíritu el entendimiento sería absoluto y la Obra de Dios prosperaría rápidamente.

Sin embargo, muchos no han muerto a su carne y se dejan gobernar por ella; y, viviendo en la carne, definitivamente no puede haber unión porque somos diferentes los unos de los otros, ya que Dios mismo nos creó así. Mas si somos una nueva creación como Dios quiere, nacidos del Espíritu Santo de Dios y vivimos conforme al Espíritu, entonces si somos uno, como Dios y Jesucristo son uno; así, mis hermanos, los que hemos muerto a los deseos de la carne y a nuestra vana manera de vivir y hemos nacido a nueva vida espiritual, conforme al Espíritu de Dios, también somos uno en Cristo Jesús. Es necesario para esto tener la mente de Cristo.

La iglesia está viviendo como si fuese una babel de aquellos tiempos, confundida, llena de engañadores, que han traído nuevos lenguajes que no son santos, sino satánicos. Un tiempo de apóstatas, de ecuménicos, de religiosos que creen que pueden vivir como se les de la gana e igual entrarán al cielo, haciendo a nuestro Dios injusto, pobrecito, sin autoridad. Religiosos que menosprecian la Santidad y los Mandamientos de Dios, haciéndose su propia biblia, sin diferenciarse en nada de los que están en el mundo; haciendo que la iglesia del Señor sea una burla para la gente del mundo, que se dan cuenta que nos hemos convertido en una mala imitación de ellos. Y los que verdaderamente quieren dejar su vida de pecado y buscan algo diferente, muchas veces no lo encuentran, y desilusionados vuelven al mundo de donde querían salir y no pudieron.

Ya es tiempo de dejar de vivir en babel, es tiempo de que la verdadera Iglesia de Jesucristo se ponga de pie, unida en un mismo Espíritu, en oración, en ayuno para iluminar con la Verdad a los que están en tinieblas.

Ciertamente las tinieblas están avanzando rápidamente y no se puede evitar, pues escrito está, que los apóstatas y ecuménicos son los que están preparando el camino para la aparición del anticristo y esto tiene cumplimiento porque también está en las Santas Escrituras. Pero, amada Iglesia del Señor, mientras estemos en esta tierra debemos seguir resplandeciendo y mas que nunca para iluminar a aquellos que todavía pueden ser rescatados de las tinieblas del engaño, para exhortar al Pueblo de Dios, a salir de la tibieza, a fin de que no sean un vómito en la boca de Dios, y entiendan que: "Sin Santidad nadie verá al Señor" y como también dice su Palabra "Y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sean guardados irreprensibles hasta la venida del Señor Jesucristo". ¿Leyó? el cuerpo también se tiene que santificar, el que es sabio entiende y obedece.


"EL QUE TIENE OÍDOS PARA OÍR QUE OIGA"
DIOS TE BENDIGA AMADA Y PRECIOSA IGLESIA DE JESUCRISTO, SIGUE ADELANTE, NO ESTAMOS SOLOS, AÚN SOMOS MUCHOS LOS QUE AMAMOS AL SEÑOR, A LAS ALMAS Y A LA VERDAD.

 

Si quieres ser Hijo de Dios es necesario hacer la siguiente confesión de FE (Romanos 10:9)

“Señor Jesucristo te recibo como único Señor y Salvador de mi vida; perdona mis pecados y ayúdame a seguirte todos los días de mi vida junto con mi familia”.

Si ya lo hiciste, te bendecimos y bienvenido a la familia de Dios. Contáctanos y te diremos que hacer a continuación.



MINISTROS PASTORES YOZZIA