Translate

miércoles, 22 de mayo de 2013

DIOS, ES EL DUEÑO DE LA GLORIA

Porque toda casa es hecha por alguno; pero el que hizo todas las cosas es Dios. Y Moisés a la verdad fue fiel en toda la casa de Dios, como siervo, para testimonio de lo que se iba a decir; pero Cristo como hijo sobre su casa, la cual casa somos nosotros, si retenemos firme hasta el fin la confianza y el gloriarnos en la esperanza.

HEBREOS 3:4-6




En el mundo en que habitamos, es muy común glorificar a los hombres. Cuando un hombre o mujer realiza un acto destacable o no, es resaltado por todos los medios como si fuese algo sublime; y muchas de las cosas que los hombres consideran sublime, para Dios son abominación. Otras veces, de la boca de los hombres salen palabras que parecen magníficas a los oídos humanos, sin embargo, aunque de la boca de Dios salen palabras gloriosas y de gran sabiduría, pocos la resaltan.

Es costumbre de las personas exaltar mas a los hombres que a Dios; aparece un hombre que dicen que es sanador y todos están detrás de él, que tal persona libera y todos detrás de él.

Inclusive hay costumbre de destacar mas a los siervos de Dios, que a Dios mismo, como por ejemplo, a los apóstoles Pablo y Pedro, o a Moisés y a otros; y estos que tienen esta costumbre, se hacen llamar siervos de Dios, pero hacen mas seguidores propios que seguidores de Cristo. Y esto ocurre porque el ser humano no quiere compromiso con un Dios que todo lo ve y escudriña, aún lo profundo del corazón; prefieren pagar a los hombres cada vez que necesitan favores, antes que vivir una vida de compromiso y comunión con Dios.

Demos gracias por los fieles Siervos de Dios, que le sirven con corazón sincero y humilde, y respetémoslos, pero recuerde, Dios no comparte su Gloria con nadie. Mayor es DIOS, Creador y Formador de todos sus Siervos, que cualquier hombre en la tierra.

Tampoco olvide que quien dio su vida por Ud., para hacer libre su alma de la condenación del infierno, fue JESUCRISTO, su sangre pagó el precio por nuestros pecados.

Nosotros somos la casa, mas Jesucristo es el Hijo, que gobierna sobre la casa. Entendamos esta diferencia, y sin menospreciar a nadie, demos la Gloria a quien realmente se la merece; a aquel que dio la vida por nosotros y a Dios, el Creador de todo y de todos.

Recuerde, los servidores de satanás están preparando el camino para el anticristo, y lo que ellos buscan es que el hombre sea el centro del universo, dándole la gloria de todo al ser humano y desechando a Dios, para luego ser él, quien sea el único dios para todo ser que habite la tierra. No seamos parte de este proceso satánico; no se olvide: DIOS Y JESUCRISTO, son los dueños de la Gloria, nosotros simples colaboradores suyos.

El Señor bendiga a su amada iglesia siempre, y no la deje caer en la vanidad y la soberbia que lleva al hombre a la perdición eterna.

A DIOS SEA LA GLORIA Y LA HONRA POR LOS SIGLOS DE LOS SIGLOS.
AMÉN, AMÉN Y AMÉN.

                                         EL QUE TIENE OÍDOS PARA OÍR QUE OIGA.



Si quieres ser Hijo de Dios es necesario hacer la siguiente confesión de FE (Romanos 10:9)

 “Señor Jesucristo te recibo como único Señor y Salvador de mi vida; perdona mis pecados y ayúdame a seguirte todos los días de mi vida junto con mi familia”.

 Si ya lo hiciste, te bendecimos y bienvenido a la familia de Dios. Contáctanos y te diremos que hacer a continuación.



MINISTROS PASTORES YOZZIA