Translate

viernes, 26 de abril de 2013

LA IMPORTANCIA DE LA OBEDIENCIA

Y Cristo, en los días de su carne, ofreciendo ruegos y súplicas con gran clamor y lágrimas al que le podía librar de la muerte, fue oído a causa de su temor reverente. Y aunque era Hijo, por lo que padeció aprendió la obediencia; y habiendo sido perfeccionado, vino a ser autor de eterna salvación para todos los que le obedecen…
 
HEBREOS 5:7-9
 
Hay dos puntos clave en estos versículos, que son: la dependencia y la obediencia a Dios.
 
Aun el mismo Jesús siendo el Hijo unigénito de Dios, continuamente fue dependiente de ÉL, como dice la Palabra, con “ruegos y súplicas con gran clamor y lágrimas, y temor reverente”, dejándonos ejemplo.
 
Pero quisiera hacer hincapié en el versículo 8, donde habla algo muy importante que nombramos en el mensaje del día de ayer, que es LA OBEDIENCIA, donde dice que el mismo Cristo tuvo que padecer, aprendiendo así obediencia, y que fue, además, como todos sabemos, obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.
 
 Hoy en día satanás se encarga de producir en las personas, aun desde que son niños, algo contrario a la obediencia (que nos trae bendición), que es la rebeldía, la cual nos trae maldición y muerte. Desde pequeños los niños son abandonados y malcriados, siendo tanto por ausencia de los padres, como por mala enseñanza; a causa de múltiples factores como son: separación de los padres, madres solteras, madres que trabajan y están ausentes como tales, padres sin amor, malos ejemplos, etc. Se genera y va creciendo una rebeldía “natural” en los niños que se agudiza en la etapa de la adolescencia y se consolida en la adultez; en la cual, el rechazo a Dios, y a todo lo que tiene que ver con Dios, es la primera consecuencia; pues Dios es amor y Dios es obediencia, y estas cosas son las que ellos nunca conocieron. El árbol cuando, desde que es una rama, crece derecho, con una guía, ya nada lo tuerce; pero cuando el árbol, desde que era una rama, se torció y nadie lo enderezó, ya nada lo puede enderezar, salvo un milagro de Dios.
 
Entonces, siendo la obediencia el punto clave en la vida de una persona, y mas en la vida de un hijo de Dios; cuando no aprendemos a obedecer a los que vemos (padres, pastores, etc.) jamás podremos obedecer a Dios que no lo vemos. Pues el versículo 9 dice que “vino a ser autor de eterna salvación para todos los que le OBEDECEN”, de manera que, si no obedecemos a Dios no tendremos Salvación.
 
CONCLUSIÓN
 
Si usted es padre o madre y tiene hijos, cumpla su tarea como tal, edúquelos conforme Dios manda, en obediencia, para que el día de mañana se ahorren muchos problemas y no sean rebeldes a Dios. Si usted tiene hijos grandes, que ya escapan de sus manos, póngalos en manos de Dios y clame por ellos, pues Él es capaz de transformarlos sean como fueren; tenga FE, y conforme a su FE será hecho. Mas, si usted es desobediente y/o le cuesta obedecer, pida a Dios el poder obedecerle y pida a los hermanos apoyo en oración; pues la Palabra dice: “Pedid, y recibiréis”; y luego, verá el cambio en su familia.
 
RECUERDE, PARA ALCANZAR LA SALVACIÓN, DEBE SER OBEDIENTE A DIOS, EN TODO.
 
Dios le bendiga.


MINISTROS PASTORES YOZZIA